El avance de la inteligencia artificial es sorprendente. Quizá las películas de ciencia ficción y las series futuristas no estaban erradas al indicar que algún día los robots serían capaces de realizar las mismas tareas que los seres humanos. En la siguiente nota te presentamos a Aiva un robot que puede hacer música.

Su creador se llama Pierre Barreau, llevó a su invención a Converge y allí la presentó de la siguiente manera: “Escuchen estas dos melodías y adivinen cuál fue creada por un algoritmo y cuál por un humano”.

Luego de que el público votara, se realizó la revelación y para sorpresa de todos, ambas melodías habían sido creadas por el robot. Es que AIVA es por sus siglas en inglés: Artista Virtual de Inteligencia Artificial.

El algoritmo no es solo capaz de componer, sino que también puede identificar estilos musicales, asociarlos con una corriente o período histórico y las emociones asociadas a ellos. Fue entrenado con música de los grandes clásicos como Beethoven o Mozart.

Con el objetivo de combinar la tecnología con el arte su creador fundó la plataforma Aiva que más tarde se convertiría en Aiva Technologies, una empresa emergente fundada en el 2016. Este sistema fue el primero en ser reconocido como un auténtico compositor, esto implica que la música que el sistema componga puede ser registrada con derechos de autor. El robot compone a su nombre.

Crear una composición lleva aproximadamente 24 horas para el sistema, el período se puede extender al doble si el cliente solicita un estilo musical que el algoritmo desconoce, entonces hay que entrenarlo previamente.

Debido a su aprendizaje profundo Aiva es capaz de crear sus propias composiciones y entender conceptos de teoría musical. En función de patrones aprendidos, el propio sistema crea, no se limita a ejecutar un código, allí radica la principal diferencia con otros sistemas.

Para contar cuna composición del sistema hay que pagar varios miles, pero el precio no es fijo, todo depende del tipo de encargo. Su creador cree que el futuro de la plataforma está en el área de los videojuegos. Establece que cada uno tiene cientos de hora de música. Debido a que es imposible que un compositor cree ese volumen de contenido para un solo proyecto, las melodías se repiten una y otra vez. La solución es simple: se le carga la información de las horas compuestas por el artista y el sistema creará las faltantes.

Si quieres escuchas producciones de Aiva puedes hacerlo en Soundcloud, allí encontraras su primer álbum nombrado como el Génesis.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.