Jesús Cochegrus desarrolló proyectos de videojuegos, animación y storytelling en México por más de 15 años. Hoy, es un reconocido speaker de WOBI, que ha impartido conferencias en decenas de foros y congresos internacionales, principalmente sobre temas de cultura organizacional, marketing, emprendimiento e innovación. Cochegrus expuso su ponencia “La empresa como videojuego” durante la novena edición de Marketers y Mundo Marketing aprovechó para conversar con él sobre este y otros temas.

“La charla va viajando por seis estrategias que usamos en videojuegos para que la gente se enganche, para que quiera jugar”, comentó Cochegrus sobre su speech. “Se llevan al mundo corporativo: son estrategias para que tu gente quiera jugar en tu compañía, y quiera lanzarse a rescatar a la princesa contigo”. En ese paralalelismo, el especialista mexicano comparó nuestro estado de ánimo con las famosas “barras de energía” que encontramos en los videojuegos. “Cuando tu barra está en verde, te lanzas a enfrentar a los monstruos y eres arriesgado; cuando tu barra está en amarillo, eres precavido”, explicó. “Y si tu barra está en rojo, vas y buscas un kit de energía”. Para Cochegrus, tendemos a hacer lo inverso en el mundo laboral: enfrentamos los problemas cuando nuestra barra está “en rojo”. “Cuando tu barra está mal no tienes la misma habilidad de siempre, entonces lo que debes hacer es salir a buscar una barra de energía”, señaló.

Estas barras de energía se encuentran, la mayoría de las veces, más cerca de lo que pensamos. “Una barra de energía puede ser desde un compañero de trabajo que se acerque a platicar contigo, que te levante el ánimo, hasta decir `hoy no puedo, hoy no estoy en condiciones de trabajar”, explicó Cochegrus. Cuanto más a gusto nos encontremos en nuestro ambiente de trabajo, más productivos seremos.

A modo de ejemplo, el speaker mexicano citó la historia de Mike, un guardia de seguridad de Amazon que no dudó en ayudar a una empleada de la compañía -con un puesto jerárquico en la empresa-, cuando esta se sintió desconsolada ante una pérdida familiar. “No hay nivel jerárquico para impactar en la vida de una persona”, comentó Cochegrus. “Jamás hay que olvidarnos que somos seres humanos antes que profesionales”. 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.