El balance final del fabricante de automóviles se está debilitando a pesar de las ventas récord de sus camionetas y vehículos deportivos.

Después de meses de caída de ventas y el anuncio de tres días de cierre en octubre, la planta valenciana de Ford Almussafes se enfrenta otra vez a un ajuste de plantilla y el riesgo de cierre, junto al resto de instalaciones de la empresa norteamericana en Europa.

La empresa ha anunciado que se van a tomar medidas para reducir la producción, como despidos y el cierre de instalaciones, según explicó el representante español de la compañía, Carlos Faubel.

El presidente de Ford Europa, Steven Armstrong, comunicó que a partir del mes de octubre se va a iniciar un proceso de estudio de la situación de cada una de las plantas de montaje y de motores  para actuar de forma específica en cada una. El directivo advirtió que esta es “la última oportunidad” y que se tomarán decisiones duras y difíciles.

El impacto más reciente que ha llevado a Ford a plantearse estos recortes tan numerosos ha sido el de los resultados del primer semestre de 2018 ya que, la empresa tuvo pérdidas de 73 millones de dólares antes de impuestos, muy lejos de los 122 millones de dólares de beneficio del año anterior. Al respecto, los directivos han agregado que para el cierre de 2018 también prevén pérdidas importantes.

 

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.