Un fallo técnico pasó por la Bolsa de Londres y durante la semana pasada provocó la mayor paralización de la historia de sus operaciones. En la siguiente nota te contamos qué pasó.

Eran las siete de la mañana y como todos los días se iniciaba la actividad comercial en la Bolsa de Londres, pero algo haría que fuese imposible llevarla adelante, el sistema estaba paralizado y había problemas de conectividad.

Dentro de las reglas de este mundo se espera que algunos espacios tengan protección frente a algunas eventualidades, así como es de esperarse que si en un hospital hay un corte eléctrico quienes estén allí atendidos no queden sin servicios. También se espera que dentro los recintos en donde la economía mundial se disputa, los desperfectos no sean un obstáculo. Pero así sucedió.

Lo cierto es que la Bolsa de Londres no es la única que ha sufrido algún tipo de desperfecto técnico, ha pasado a lo largo de la historia y en diversas ocasiones en contradicción con lo que se espera que suceda.

Muchas veces estos accidentes tienen consecuencias importantes, el de la semana pasada generó en London Stock Exchange una caída que superó las siete horas, un largo período de caos que culminó en la mayor crisis que han tenido en sus sistemas en los últimos ocho años.


EL CASO SNAPCHAT Y SPOTIFY: INGRESAR A LA BOLSA PARA CAER

Debido a la incapacidad de negociar durante la jornada de la semana pasada la Bolsa de Londres tuvo que tomar una decisión y no queda otra alternativa más que caer el sistema antes de que algunos negociantes se vieran perjudicados por su imposibilidad de acción.

Media hora antes de que se terminara la sesión de ese día la London Stock Exchange volvió a abrir sus puertas dejando una ventana para que los negociantes repuntaran sus actividades en el mundo de los negocios y la economía.

Otras plataformas se vieron afectadas, entre ellas la Bolsa de Johannesburgo debido a que opera bajo el mismo sistema de London Stock Exchange. Por el momento se desconocen las cusas que provocaron tal desperfecto.

Desde la Bolsa de Londres no se ha publicado ninguna información al respecto y han calificado al acontecimiento más fatídico de su historia de operación en ocho años como un simple incidente.

Una de las posibles explicaciones que se han dado es que el sistema se podría haber encontrado saturado frene a la demanda e incapaz de hacer frente a la cantidad de volumen que circulaba se bloqueó impidiendo que se negociara.

No se había dado un caso como tal desde el año 2000 cuando la actividad estuvo interrumpida durante unas ocho horas, es decir por una jornada entera. Por lo que este caso es considerado como el más preocupante de la historia de las operaciones de London Stock Exchange.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.