Haciendo eco de las costumbres de Irlanda, las marcas Jameson y Zillertal se fusionaron en la campaña “Hermanos de sangre es la ley primera”, una propuesta dirigida a introducir a los uruguayos en los secretos del Boilermaker, una bebida tradicional compuesta por whiskey y cerveza.

Este clásico fue inventado en la isla europea a fines del siglo XVII, cuando los irlandeses adoptaron la costumbre de pedir un shot de whiskey mientras esperaban la cerveza, fusionando dos bebidas cuyo ingrediente común es el grano de cebada.

La experiencia de degustación de un Boilermaker comienza con un sorbo de cerveza, que nace de la fermentación de la cebada y se caracteriza por el aroma floral del lúpulo germano, seguida de un sorbo de whiskey, cuyo origen es la destilación de la cebada ya fermentada. En el segundo trago, Jameson fluye por la garganta con la suavidad y el dejo picante que le proporciona su triple destilado. El tercer sorbo vuelve a ser de Zillertal, cuyo amargor fortalece las notas de frutas, vainilla y jerez del whiskey.

La propuesta “Hermanos de sangre es la ley primera” permitió combinar una copa de 300 mililitros de Zillertal y un vaso de 30 mililitros de Jameson y fue servida en Brickell Irish Pub, The Shannon Irish Pub & Food, Ennis Irish Pub, Bluzz Bar, OHM, El Fondito y Genoveva.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.