Project Maven es un programa de Google que tiene como objetivo colocar a la inteligencia artificial al servicio militar. Cerca de unos cuatro mil empleados de la firma más grande de internet se oponen a él.

Como todas las innovaciones tecnológicas la inteligencia artificial puede ser aplicada a una gran variedad de sectores como la medicina o la educación, pero también está la posibilidad de que se curse la línea y que su aplicación no sea del todo ética.

El programa se lanzó en el 2017 y se lo conocía bajo el nombre de Algorithmic Warfare Cross-Function Team, durante ese año su principal función fue orientar la inteligencia artificial para mejorar la dirección remota de los drones.

Uno de los principales objetivos del proyecto es integrar los avances de la inteligencia artificial con los algoritmos ya existentes para que los analistas militares tengan la tarea más fácil a la hora de recopilar información y luego analizarla.

Frente al nuevo programa de Google miles de sus empelados identificaron la potencialidad del proyecto y solicitaron ser eliminados del mismo. El Project Maven es un programa militar de inteligencia artificial entre Google y el Pentágono. Su costo es de 70 millones de dólares.

El programa implica la posibilidad de facilitar el análisis de imágenes capturadas por dispositivos inteligentes en misiones de espionaje.

Los empleados de la compañía han iniciado un proceso de junta de firmas para que se cancele el programa. En una primera instancia los trabajadores destacan las cuestiones éticas puestas en riesgo con el desarrollo de este programa y en un segundo lugar colocan como preocupante la pérdida de confianza de los usuarios.


ASÍ ES ARCADE: EL PROYECTO SECRETO DE GOOGLE

Además de solicitar desligarse del programa piden a Google que firme una base en la que indique no se vinculará con operativos o proyectos militares utilizando la tecnología a favor de la guerra.

Por parte del Google el vínculo no tendría conexión con la guerra, sino que sería un programa de procesamiento de información. El problema se daría en el uso, podría aplicarse el machine learning para procesar con mayor rapidez y efectividad el material captado por el pentágono en misiones de espionaje.

Por su parte Tech Workers Coalition y el Committee for Robot Arms Control (ICRAC) también afirman su necesidad de abandonar el proyecto.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.