Algunos expertos temen que la información confidencial que se desprende de los procesadores, pueda ser usada con fines de indagación, afectando la seguridad de las computadoras.

Hace poco tiempo, Intel informó la presencia de vulnerabilidades en sus procesadores. En dicha ocasión, Intel se contactó con varios de sus clientes, entre ellos empresas tecnológicas chinas. Según una publicación del Wall Street Journal, el mayor fabricante de circuitos cerrados en el mundo, no alertó de esta incidencia al gobierno de Estados Unidos generando molestias y especulaciones. De todas formas no hay evidencias de que se deba a una estrategia de espionaje, pero tratándose de tecnología hay que tomar recaudos.

Las fallas que tuvo Intel afectan directamente a los procesadores fabricados en los últimos 20 años. Las mismas dejan en evidencia datos que son de interés para las agencias de seguridad, destacó Jake Williams, presidente de la compañía Rendition Infosec, y ex empleado de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos .

En el mes de junio, fueron identificadas fallas por el grupo Project Zero de Google. La empresa tenía como fecha asignada para la comunicación  de la falla, el 9 de enero, pero datos se filtraron y se comunicó el 3 del mismo mes.  Lenovo y Alibaba son dos de las empresas chinas que se enteraron de forma anticipada de este hecho, mientras que la NSA y el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos fueron notificadas el 3 de enero. “Nos hubiese gustado enterado de este tema de manera anticipada“, declaró un miembro del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.