HP ha decidido reaccionar con despidos a las menguantes ventas en el sector de los ordenadores personales y las impresoras. Durante los próximos tres años el fabricante de hardware tiene previsto recortar entre 3.000 y 4.000 puestos de trabajo. Así lo anunció ayer Dion Weisler, CEO de HP, en una conferencia con los analistas celebrada en la ciudad de Nueva York.

Los despidos previstos por HP afectarán a todas las áreas de la compañía, aunque HP tratará de reubicar al menos a 1.000 trabajadores de otros puestos.

Las acciones de la compañía, que cuenta actualmente con una plantilla de aproximadamente 50.000 personas, se resintieron ayer un 2% en los mercados bursátiles. Y eso que HP ofreció a los analistas una perspectiva moderadamente optimista su negocio (con los despidos al margen).

El pasado mes de septiembre HP acordó comprar la división de impresoras de Samsung para poder revolucionar así el mercado del hardware de impresión (o al menos intentarlo).

Hace aproximadamente un año HP se divorció de la que fuera su división especializada en tecnología de la información Hewlett Packard Enterprise (HPE).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.