En Ámsterdam, precisamente en Weeps, se encuentra Hogeweyk, un lugar que alberga a más de 152 personas con un avanzado grado de demencia senil. Allí los implementos médicos no están a la vista, los enfermeros y profesionales no están uniformados. En el complejo de edificios hay un teatro, un bar, un supermercado, un restaurante y un parque.

El pequeño suburbio cuenta con 23 edificios, en los que hay una única condición para residir: todos tiene un grado avanzado de demencia senil ya sea por Alzheimer u otras enfermedades.

El establecimiento es un geriátrico, pero nada lo revela a simple vista. Cada uno de los pacientes siguen su vida con normalidad sin tener que chocarse con la rutina o la violencia que genera el ambiente de los entornos hospitalarios.

El lugar surge de la necesidad de no darle mayores motivos de confusión a la gente que ya está confundida. En la actualidad uno de cada tres adultos mayores llega al final de su vida con alguna forma de demencia senil. Las muertes a esta causa continúan aumentando desde el 2000.

El dato anterior implica que en la actualidad hay unas 50 millones de personas que padecen esta enfermedad y la cifra aumenta a razón de 10 millones por año. Todos los residentes de Hogeweyk necesitan atención médica, pero no ser tratados como dementes, sino como personas que sufren de demencia.

El quipo de investigadores de Val Hal, pensó cuál sería el mejor lugar para que sus padres residieran, entonces llegaron a la conclusión que lo mejor sería que fuera en un lugar donde pudieran seguir su vida con normalidad.

Los establecimientos tradicionales generan mucho estrés y nerviosismo entre los pacientes ya que las personas se encuentran en un ambiente que no reconocen rodeados de estímulos negativos.  

El complejo de edificios fue diseñado por un conjunto de arquitectos que pensaron en los distintos estilos de vida de las personas, desde los amantes de la naturaleza hasta los cosmopolita encontrán un lugar.

En cada uno de los lugares viven aproximadamente unas seis personas que son acompañadas por un residente que los cuida y los ayuda con sus actividades. A su vez encuentran lugares en los que pueden divertirse como fiestas o peluquería. Por otro lado les brinda paseos, ciclismo y actividades al aire libre para que interactúen entre sí.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.