En un mes se quemó más del doble de superficie que hace un año. Esto equivale a 4,2 millones de campos de fútbol

La Amazonía es la selva tropical más grande del mundo, es una reserva vital de carbono que enlentece el ritmo del calentamiento global. Debido a los posibles vínculos entre la cría de ganado y los incendios ocurridos desde hace semanas, H&M decidió inactivar la compra de cuero. «Debido a los severos incendios en la parte brasileña de la selva amazónica y las conexiones con la producción de ganado, hemos decidido poner la prohibición temporal al cuero de Brasil», anunció la firma sueca. «La suspensión estará activa hasta que existan sistemas creíbles para verificar que el cuero no contribuya al daño ambiental en la Amazonía».

Las exportaciones de cuero brasileño fueron de 1.300 millones de euros (1.440 millones de dólares) en 2018, dirigidas principalmente a Estados Unidos, China e Italia, según el Centro de la Industria Brasileña de Curtidos. Una portavoz de H&M ha explicado que solo una pequeña parte del cuero que usan es brasileño porque la mayoría procede de Europa.

Brasil, ¿Villano ambiental?

Muchos grupos ambientalistas culpan al presidente Jair Bolsonaro, por alentar a agricultores y ganaderos a quemar vegetación «para despejar» la tierra. El presidente niega estas acusaciones y a fines de agosto autorizó a 40.000 el despliegue de soldados en reservas naturales de la zona para luchar contra el fuego. Además firmó una ley con la prohibición de las «quemas controladas» en todo el país por 60 días.

La empresa sueca demostró su preocupación ecológica con esta decisión. Además en las últimas semanas se han multiplicado críticas de mandatarios contra el presidente brasileño. Emmanuel Macron fue en su contra por «su desprecio a la preservación ambiental».

H&M se suma a la firma VFcorp, dueña de Timberland, Vans y The North Face, que la semana pasada anunció que dejaba de comprar cuero brasileño.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.