El acto de apertura que se dejó ver en los Juegos Olímpicos de invierno significó para muchos expertos una venta abierta para que retorne el diálogo entre las Coreas. Lo cierto es que las interpretaciones no fueron del todo erróneas.

Se celebró una cumbre en la península entre los dos países, Corea del Norte y Corea del Sur, donde líderes y representantes intercambiaron sus posturas durante más de cuatro horas.

El encuentro se llevó a cabo en dominios de Kim Jong-un, quien, con su esposa y hermana, recibió a Chung Eui-yong y al resto de los enviados de Seúl.

En los Juegos Olímpicos de Invierno 2018 el norcoreano viajó a Corea del Sur con su hermana donde asistió a la clausura y participio de algunas mesas de diálogo.

El encuentro que se llevó a cabo fue valorado de manera satisfactoria por ambas partes. Un primer paso hacia el acercamiento de las dos Coreas.

En la reunión se habló sobre la relación entre Corea del Norte y Corea del sur poniendo énfasis en la estabilidad en la península en búsqueda de la paz entre ambos territorios.


LA PARTICIPACIÓN DE COREA DEL NORTE EN LAS OLIMPIADAS Y SUS POSIBLES REPERCUSIONES EN EL PANORAMA POLÍTICO


Si bien desde Corea del Sur se establece que todavía no se cuenta con un acuerdo, los diálogos son un avance, incluso Kim Jong-un accedió a una cumbre con el presidente de Corea del Sur en un futuro.

Por más de una década funcionarios de las Coreas no había dialogado entre sí de este modo. Fue la primera vez luego de más de diez años que delegados de alto cargo de Corea del Sur pisaban suelos de Corea del Norte.

El acercamiento podría significar cambios en el panorama político frente a una Corea del Norte sancionada por la ONU luego de que realizó el ensayo nuclear más potente, sin mencionar el lanzamiento de varios misiles con el potencial de alcanzar territorio de los Estados Unidos.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.