La serie más vista del mundo llegó a su fin y consigo más de un grupo de fanáticos decide cancelar su suscripción a la plataforma de la productora, lo que ocasiona un gran desequilibro.

Temporada tras temporada las cifras han sido alentadoras. HBO comenzó con una audiencia de 9.3 millones de espectadores en la primera temporada -solo en Estados Unidos-; la segunda, 11.6; la tercera, 14.4; la cuarta, 19.1; la quinta, 20.2; la sexta, 25.7 y la séptima, 32.8 millones de fans, de los que se estima que más de 10 millones lo miraron en vivo.

En el caso de esta última temporada, se estima que aproximadamente 12 millones de televidentes miraron en vivo y a través de los servicios de HBO el capítulo final de esta serie que comenzó en 2011 y que no hizo más que crecer en popularidad.

En términos de negocio, hasta finales de 2017, los ingresos de HBO registraron un incremento de 13% para llegar a los 1,6 mil millones de dólares, con aumentos de doble dígitos en los ingresos de suscripciones (12%) y contenido (14%),  se estima que los ingresos anuales de HBO aumentaron en 500 millones tras el lanzamiento de Game of Thrones.

Pero no todo fue color de rosas para el último capítulo de GOT. Las redes sociales se vieron invadidas de críticas hacia la plataforma de streaming, ya que, en más de un momento, la trasmisión se enlentecía o se cortaba, lo que despertó la furia de más de un miembro de la audiencia quien tras 9 años de espera no pudo disfrutar del último episodio.

Con el hashtag #HBOGo, los usuarios compartieron memes y capturas de pantalla para mostrar las fallas del servicio.

Además, un grupo de fanáticos crearon una petición en Change.org para exigir a HBO que se vuelva a realizar toda la octava temporada de GOT, y ha encontrado respuesta, acumulando más de 400 mil firmas. Este no es único problema que ahora tiene la casa productora del Juego de Tronos. Todo parece indicar que se vendrá una retirada masiva de su servicio, situación que abrirá aún más la brecha ya existente entre este servicio y otros competidores como Netflix o Disney+.

Tras finalizar el episodio, una de las búsquedas más realizadas en Google fue «¿Cómo cancelar HBO?» lo que enciende alarmas para la empresa.

«Tenemos una cultura de fomentar el talento y gastar en talento, y queremos que la visión de un creador cobre vida», dijo Casey Bloys, presidente de programación de HBO, en una entrevista. «Vamos a gastar el dinero para hacerlo», estas declaraciones aportan esperanzas a un futuro que podría ser incierto. Bajo su nuevo dueño, AT&T Inc., HBO está incrementando su grilla de programación original en 50% para el corriente año, lo que crea más oportunidades para otro éxito.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.