Todos sabemos lo engorroso que puede ser visitar un sitio web y ser redireccionado a páginas no deseadas. Malos anuncios pueden arruinar la experiencia de los usuarios en su navegación, ofreciendo productos ilegales o realizando promesas poco realistas. 

898382792-highway-95-cartel-de-pare-stop-hueco-de-la-bala

Y no solo eso: la publicidad online puede llegar a engañar al usuario para que ofrezca información personal e infectar sus dispositivos con software dañino. Por eso, los malos anuncios online son una amenaza para los usuarios, para los partners y para la sostenibilidad de la web abierta.

Google asegura tener estrictas políticas para controlar tanto los anuncios permitidos como los que no, para proteger a los usuarios de aquellos anuncios engañosos, inapropiados o dañinos. Google cuenta con un equipo de ingenieros, expertos en normativa publicitaria, y directores de producto en todo el mundo, que luchan día a día contra la “mala publicidad”, para que Internet sea un lugar mejor y más adecuado para el usuario y un lugar peor para aquellos que desean abusar de los sistemas publicitarios para su propio provecho.

Teniendo esto en cuenta, Google ha hecho público un informe según el cual en 2016 se han retirado 1.700 millones de anuncios que infringen las políticas publicitarias; esto es más del doble de la cantidad retirada en 2015.

Algunos ejemplos de malos anuncios:

Anuncios de productos ilegales

Promocionar actividades ilegales, como los productos farmacéuticos no aprobados o las empresas de apuestas. El año pasado los sistemas de Google detectaron un enorme incremento de este tipo de acciones promovidas por los anunciantes y se retiraron más de 68 millones de malos anuncios por infringir las normativas sanitarias, lo que representa un aumento desde los 12,5 millones en 2015.

Anuncios engañosos

Desde Google exigen a los anunciantes que sean sinceros, honestos y que proporcionen a las personas la información correcta para tomar decisiones informadas. Algunos anuncios intentan lograr que los usuarios hagan clic, engañando de forma intencionada con información falsa.

Malos anuncios en internet móvil

Cada vez hay más publicidad engañosa en Mobile En los últimos años se ha observado un incremento de malos anuncios creados específicamente para internet móvil. En 2015 solo se eliminaron algunos pocos de miles de este tipo de malos anuncios, pero en 2016 los sistemas de Google detectaron y eliminaron más de 23.000 anuncios de auto-clic.

Anuncios que intentan engañar al sistema

Los estafadores saben que los anuncios para ciertos productos – suplementos para perder peso o préstamos vinculados a sueldos – no son permitidos por las políticas de Google, por lo que intentan engañar al sistema para lograr incorporarlos en Internet. El año pasado se retiraron casi 7 millones de malos anuncios por intentar, de forma intencionada, engañar a los sistemas de detección.

Cabe destacar que en 2016 se observó un aumento de acciones conocidas como tabloid cloakers, un nuevo tipo de estafa que intenta engañar a los sistemas de Google pretendiendo ser noticias. Los encubridores se aprovechan a menudo de las tendencias actuales y de los asuntos de máxima actualidad: unas elecciones generales, una historia interesante de última hora o una persona muy conocida. Sus anuncios pueden parecer titulares de artículos auténticos en un sitio web de noticias pero, cuando el usuario hace clic sobre una falsa noticia es redirigido a un sitio que vende productos para perder peso.

Para combatirlo, Google elimina a los estafadores y evita que se anuncien en sus plataformas de nuevo. En 2016 se retiraron 1.300 cuentas de este tipo.

Promoción y obtención de beneficios con el uso de malos sitios

Cuando Google encuentra anuncios que infringen sus políticas, realiza las acciones necesarias para retirar el anuncio y, a veces, va contra el anunciante, dependiendo del tipo de infracción cometida. Pero si el asunto guarda relación con los productos, servicios o contenidos que promociona el anunciante, también se actúa contra el sitio web al que accede el usuario cuando hace clic en un anuncio.

Google actualizó sus políticas de AdSense en noviembre de 2016 para incluir restricciones contra contenidos falsos. Cambios de políticas como esta reciente actualización ayudan a eliminar los incentivos económicos que tienen estos sitios para crear y difundir contenidos engañosos en la red.

Para Google la mejora de la experiencia publicitaria en Internet es una prioridad alta para la compañía y un asunto del que se están ocupando mediante la lucha contra los malos anuncios, los malos sitios y contra estafadores.

“Aunque retiramos más anuncios en 2016 que nunca antes, la batalla no acaba aquí. Invertimos en mejorar la detección aunque, al mismo tiempo, los estafadores invierten para lograr unos mecanismos más elaborados para engañar a nuestros sistemas. Seguir encontrándolos y luchar contra ellos es esencial para crear una web sostenible y abierta de la que todos podamos beneficiarnos”, asegura Scott Spencer, Director of Product Management, Sustainable Ads en Google.

ReasonWhy

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.