Android, el sistema de explotación utilizado por el 80% de los dispositivos en Europa y en el mundo, está en el punto de mira de la Comisión Europea desde hace varios años.

En el fallo de julio, Bruselas acusó a Google de usar la enorme popularidad del sistema de Android en smartphones y tablets para promover el uso de su propio motor de búsqueda de Google y excluir a sus rivales. Desde la Unión Europea se tomó la decisión de castigar al gigante tecnológico con una multa de 4.991 millones de dólares pero, Google no se quedó brazos cruzados y apeló.

“Hemos apelado la decisión de la Comisión Europea sobre Android ante el Tribunal de la Unión Europea“, declaró el portavoz de Google, Al Verney.

La Comisión acusó en julio al grupo californiano de haber obligado a los fabricantes de dispositivos móviles a preinstalar la aplicación Google Search y su navegador Chrome para conceder la licencia de su tienda de aplicaciones Play Store. Pese a la apelación, el juicio y la decisión final podrían tardar años en ser resuelta por la justicia europea.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.