Los despidos son parte de una reducción del 15% en los empleos administrativos en América del Norte que la automotriz anunció por primera vez en noviembre.

Esta medida forma parte de los planes de la empresa norteamericana para generar ahorros a nivel mundial por 6,000 millones de dólares, lo que implica despedir a 15% de su fuerza de trabajo, así como cerrar dos plantas en Estados Unidos, una más en Canadá, y otras dos unidades productivas en lugares no identificados por la compañía.

La compañía tenía alrededor de 2,300 empleados asalariados que aceptaron los paquetes de despido voluntario que se ofrecieron a 18,000 empleados. Además, había 1,500 empleados que no eran contratados directamente por la compañía. Eso deja el resto de los 8,000 recortes de empleos planeados que se llevarán a cabo con los despidos involuntarios.

Este plan, que fue anunciado públicamente en noviembre de 2018 en Estados Unidos, donde el objetivos es  reenfocar los esfuerzos de la compañía hacia las nuevas tendencias de mercado de la industria automotriz mundial. En este sentido, la compañía pretende dedicar más tiempo y recursos a la fabricación de vehículos eléctricos y autónomos.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.