El grupo industrial estadounidense General Electric (GE) ha iniciado una de sus mejores sesiones de los últimos meses en Wall Street.

GE ha anunciado la venta de parte de su negocio digital a la firma Silver Lake, en un intento de seguir reduciendo la deuda y reorganizar sus fragmentadas divisiones. En concreto, Silver Lake adquirió el 90% de ServiceMax, una empresa de software que GE compró hace dos años por 915 millones de dólares. El importe de la venta aún no se ha revelado.

GE pretende ahora que el resto de su actividad digital se convierta en una filial que, según anunció ayer lanzará una compañía de software dedicada al internet de las cosas, que tendrá un valor de 1.200 millones de dólares. Será propiedad de una empresa de gestión independiente que contará con su propia directiva.

Esta nueva empresa reunirá los productos IIoT de GE Digital y los negocios de GE Power Digital y Grid Software Solutions, según informa el medio estadounidense.

Es así como las acciones de la empresa han iniciado la jornada de este jueves en Wall Street a un precio de 7,49 dólares por acción, después de haber cerrado el miércoles a un precio de 6,71 dólares.

GE se encuentra en pleno proceso de reestructuración y desinversión con el objetivo de elevar sus ingresos y amortizar parte de su deuda, así como de tratar de volver a los beneficios después de que registrara unas pérdidas de 23.000 millones de dólares en los primeros nueve meses de 2018.

Otra de las buenas noticias que la empresa estadounidense recibió en la jornada de hoy fue que, Steve Tusa, analista de JPMorgan, decidió retirar -después de más de dos años-, la recomendación que le había realizado a la empresa de vender sus acciones.

Durante ese periodo, la compañía acumuló un desplome en Bolsa de más del 75%. General Electric apenas vale 64.000 millones de dólares en Wall Street y fue expulsada del índice Dow Jones de Industriales hace unos meses. Tras la subida de hoy, el escenario para la empresa es muy alentador aunque todavía se encuentra muy por debajo del precio objetivo de 12,6 dólares por título que fijan los analistas.

Ambas noticias fueron muy favorables para los inversionistas. Además, Tusa dijo en una nota, que GE puede llevar a cabo una recuperación sin otro gran tropiezo. La amenaza de un mayor deterioro en los pasivos de GE “está parcialmente descontada, y es posible que la compañía logre ejecutar su camino a través de un entrenamiento alargado que limite los inconvenientes a corto plazo”, aseguró el analista en una nota a los clientes.

El fabricante con sede en Boston ha luchado para resolver problemas que van desde los pasivos financieros hasta la escasez de flujos de efectivo, o el desplome del mercado de energía. Este último se ha convertido en uno de los más graves recortes en sus 126 años de historia.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.