El exfutbolista argentino logró marcar una época en los equipos para los cuales jugó, así como también en la selección argentina. Los galardones que ha recibido a lo largo de su trayectoria deportiva reflejan el esfuerzo y la pasión que le dedicó a su profesión durante 16 años.

Gabriel es el nombre de un emblema dentro de la selección argentina. El delantero que marcó una era. Carismático, seductor y marcado por un profesionalismo que le dio forma a una carrera formidable. Nadie lo duda: el exdelantero fue uno de los mejores futbolistas del mundo durante los años 90 y principios del Siglo XXI.

Los aplausos, las risas y gestos de admiración en los rostros de la audiencia no cesaron. Gabriel Batistuta logro conectar con la audiencia en cuestión de minutos y demostró cómo la fama y reconocimiento que alcanzó a lo largo de su vida no han modificado su humildad.

“Me transformé en un líder por mi manera de trabajar. Fui un líder sin quererlo” reconoció el exdeportista. Dentro de este camino de éxito y fama, Batistuta dijo que disfrutó más de todo el proceso que conlleva convertirse en líder, en lugar de desempeñar tal función.

Su espíritu curioso lo llevó a convertirse en una estrella de renombre dentro del fútbol mundial “Cuando empecé a jugar al futbol pateaba fuerte al arco. Si pateaba con el empeine sabía qué hacía gol” entonces, como forma de no aburrirse, tomo la decisión de “todos los días probar hacer algo, en silencio practicaba, copiaba e intentaba 1, 2, 3 veces y que te salga está bueno”.

A través de anécdotas cargadas de humor, Batistuta dijo que: “Si no tenés base, la fama es peligrosa. La gente no te ayuda, te lleva a idolatrarte, te perdona todo, pero sos vos el que tenés que quedarte ahí” y recordó los momentos de mayor popularidad en su carrera “Vivía en Florencia -Italia-, y la gente me dejaban comida, lechones, media luna, queso y aceite de oliva porque sabía que me gustaba” pero aún así, él “quería vivir normal” y es por eso que al culminar con su carrera deportiva decide mudarse a un país donde no era reconocido: Australia.

“Tratando de ganarle a los grandes gané muy poco, pero si me preguntás si me siento un ganador, me siento un ganador. Por más que no tenga un trofeo, me siento un ganador”, declaró el ícono del fútbol mundial de los años 90’s.

El goleador reconoció que en su hogar no hay fotos de él durante su carrera futbolística y que sus hijos “no entienden que la gente me conoce, se imaginan, pero no saben quién fui” ya que él nunca los educo a sabiendas de que son hijos de una leyenda del futbol.

Ante la pregunta de Fantino acerca de si le daba a sus hijos todo lo que ellos querían, Batistuta reconoció que pese a que podría hacerlo, “las cosas tienen otro valor cuando te lo ganas vos” y que si sus hijos se proponen algo y no lo alcanzan, hacerle regalos seria incentivarlos a no superarse.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.