El reconocido Roger Federer dio una entrada que quedará para la historia de las marcas en el Court Central de Wimbledon. El reconocido deportista suizo dejó al mundo entero paralizado cuando se alcanzó a ver su blanca indumentaria con el logo de Uniqlo. Ahora una cosa estaba clara, la sociedad histórica de Federer con Nike se había dado por culminada.

 

El anuncio es relevante para el mundo empresarial sin lugar a dudas, pero lo que más impactó fue el lugar en donde se hizo: la catedral del tenis.

Los rumores sobre el fin del convenio con Nike luego de que su contrato venciera en marzo y la posibilidad de que la marca japonesa se hiciera presente junto a Federer se materializó en el espacio en donde él mismo se consagró como deportista en ocho oportunidades.

Todos los encuentros del suizo estuvieron vestidos con la marca, la historia entre Nike y Federer fue un símbolo de los últimos años, más precisamente de la última década. En el 2008 las dos partes se encontraban frente a un contrato de 10 años de 100 millones de dólares.

Qué pasó para que Federer se alejara de la alianza con la marca. Quizá la respuesta se encuentre en la oferta de Uniqlo que no se quedó para nada atrás: precisamente unos 30 millones de dólares acordó con el deportista para los próximos 10 años, sin importar si él anuncia su retiro.

El contrato se firmó en abril y, cosa rara en estos tiempos, no salió a la luz antes de tiempo. Está claro, rumores había, pero nada más. En cuanto Federer ingresó al estadio y la gente se paraba para ovacionarlo, muchos tomaron sus binoculares para cerciorarse de lo que a simple vista parecía un cambio.

Luego de llevar la camiseta de Uniqlo Federer lanzó un comunicado en el que explicó la sociedad que de ahora en adelante tendrá con la marca:

“Uniqlo anuncia su sociedad con el tenista más grande de todos los tiempos como uno de sus Embajadores Globales”.

Una de las principales interrogantes que surgieron luego del anuncio fue: ¿Qué calzado llevará? Lo cierto es que la marca nipona no cuenta con zapatillas. Muchos dicen que no dejará de lado a la marca de su debut: Nike y parece que se encontraban en lo cierto:

“Aún no tengo un contrato por mis zapatillas. Por ahora seguiré usando Nike. Ellos han demostrado interés en hacer un trato conmigo. Los lazos no están rotos allí. Tengo profundas raíces con Nike. He tenido una gran relación en los últimos 20 años. Pero todo está abierto. Estoy ansioso por ver qué zapatillas usaré en el futuro cercano”.

Otro de los miedos fue saber qué pasará con su característica gorra: por el momento no podrá usarla ya que es propiedad de Nike. El deportista afirmó que espera que desde la marca le otorguen los derechos sobre ella que al final de cuentas es un símbolo para él y sus seguidores.

El principal embajador de la marca nipona había sido Kei Nishikori y ahora da un paso hacia Federer luego de que no se pudieran concretar acuerdos con Novak Djokovic (Lacoste).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.