El futuro para la compañía propietaria de TikTok, ByteDance, es incierto en Estados Unidos desde que la administración de Trump afirmó que China podría utilizar la aplicación para espiar a sus usuarios

El gobierno de Donald Trump acordó nuevamente una prórroga adicional de una semana a ByteDance, propietaria china de la aplicación de videos cortos TikTok, para desprenderse de sus activos en Estados Unidos.

Para recordar cómo empezó todo, a principios del mes de agosto, el presidente Donald Trump, afirmó que su Gobierno prohibiría la aplicación de TikTok en su país a partir del 15 de setiembre si no alcanzaba un acuerdo de venta sobre sus operaciones en el país antes de esa fecha.

Dos meses después, luego de tantas idas, vueltas, negociaciones y juicios fallidos, el Comité sobre inversiones extranjeras en Estados Unidos «otorgó a ByteDance una prolongación de una semana, del 27 de noviembre al 4 de diciembre, para tener tiempo de examinar una propuesta revisada que el comité ya recibió”, dijo un portavoz del Tesoro.

Este nuevo plazo, tras el de 14 días concedido el 13 de noviembre, posterga la amenaza de prohibición de operar en Estados Unidos para TikTok.

Hasta el momento, las sanciones a las que se enfrentaría ByteDance en caso de que no venda TikTok a una empresa estadounidense antes de la fecha establecida por el Gobierno de Estados Unidos todavía no se han específicado, aunque la orden señala que el Departamento de Justicia podría tomar «las medidas necesarias» para hacer cumplir la venta.

Historia detrás

El futuro de la aplicación de videos está en el aire en Estados Unidos desde que la administración de Trump afirmó que China podría utilizar TikTok para espiar a sus usuarios. Trump firmó un decreto el 14 de agosto en el que obligó a ByteDance a ceder sus actividades en territorio estadounidense en un plazo de 90 días, por representar una amenaza para “la seguridad nacional de Estados Unidos”.

Según documentos judiciales consultados el 13 de noviembre, la red social desmiente las acusaciones de espionaje y propone crear una nueva compañía para concentrar en ella sus actividades estadounidenses.

Esa empresa estaría integrada por el grupo informático Oracle, como socio tecnológico, el gigante de la distribución Walmart, como aliado comercial, y los inversores estadounidenses de ByteDance. Trump había dado su acuerdo en septiembre a una primera oferta de ByteDance, que preveía que Oracle y Walmart adquirieran el 20% de las partes de una compañía llamada TikTok Global, encargada de las actividades mundiales de la plataforma, con sede en Estados Unidos.

Pero pronto surgieron reticencias, y varios allegados del presidente estadounidense consideraron que, con esa propuesta, ByteDance seguiría teniendo el control de la nueva compañía.

TikTok y sus aliados lanzaron entonces una ofensiva judicial para resistir a las presiones del gobierno estadounidense. TikTok tiene 100 millones de usuarios en Estados Unidos y 700 millones en todo el mundo.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.