Este no ha sido un buen año para Facebook. Atravesando una de las peores crisis la compañía pierde valor en bolsa y sus inversores se alarman. Este escenario plantea la posibilidad de cierre como algo real.

En el transcurso de los últimos meses el valor de Facebook ha caído así como su valor bursátil. Es importante conocer que no solo esta red social atraviesa una peligrosa situación, también lo hacen otros gigantes de la tecnología, las FAANG (como se llaman por el acrónimo de Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google) han perdido muchísimo valor.

Desde que tuvieron su pico más elevado de capitalización hasta ahora, estas compañías han perdido 1,02 billones de dólares en valor bursátil. Amazon es quien más ha perdido en términos absolutos (280.000 millones de dólares en valor), pero no quien más lo ha hecho en comparación con el total.

En tan solo 52 semanas Facebook ha perdido el 40,6% de su valor en bolsa. Esta crisis crece cuando observamos el histórico de su valor y el valor en la actualidad. En julio, cada acción de Facebook estaba en los 218,62 dólares. Ahora están por los 126.

¿Y qué ha llevado a Facebook a espantar a sus inversores y a ver cómo caían las acciones de la compañía? La clave está en la crisis en la que se encuentra la red social. Facebook tiene un serio y grave problema de imagen y uno muy importante en cómo proyecta su marca y su imagen. Los consumidores empiezan a ser cada vez más críticos con la red social y están empezando a abandonar el barco, al tiempo que expertos empiezan a plantearse hacia dónde va su futuro. No es de sorprender esta situación. Las redes sociales son un universo complejo, hay espacio para todos pero cada plataforma debe definir su lineamiento de comunicación para que los usuarios entiendan a donde pertenecen. Si bien la red social ha realizado varios cambios de estética y ha ido agregando nuevos contenidos, estos no han sido suficientes para acentuarse y generar directa identificación con los usuarios.

Los anunciantes aún no han dejado a la compañía, pero ya tienen completamente claro que Facebook no tiene moral, como acaba de demostrar un estudio. “Facebook hará lo que sea si implica hacer dinero”, decía un directivo de la industria de la publicidad, como recoge FastCompany.

Por tanto, Facebook, en su relación con el mercado de la publicidad, está todavía en una fase que podría convertirse en un problema. Si logra cambiar su imagen y recuperar su credibilidad, podrá abortar a tiempo la situación. La lista de lo que los consumidores y los analistas han empezado a temer de Facebook incluye varios puntos. Se observa entonces, la importancia de la transparencia como valor fundamental.

Es momento que Facebook cambie, encuentre una forma de generar el valor que una vez tuvo.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.