La nueva tendencia de las redes sociales es FaceApp una aplicación que te permite convertirte en anciano pero que también pone en riesgo tu privacidad.

FaceApp y su filtro han existido desde hace mucho años pero, en lo últimos días se ha convertido en la app del momento luego de que aparecieran cientos de imágenes de las personas convertidas en ancianos.

Facebook, Instagram y Twitter se han llenado de imágenes de usuarios con ese filtro pasando también por personajes conocidos, políticos, futbolistas y actores, todos luciendo un aspecto de 70 a 80 años.

Una persona puede sacarse una selfie o subir una foto de su cara o de otra persona y convertirla en un retrato de la misma pero en la vejez. Esta aplicación se ubico en el número 1 de la lista de aplicaciones del momento tanto en iOS como en Android.

En el 2017, la firma tecnológica se vio involucrada en controversias cuando dos filtros fueron retirados por las críticas ya que incentivaban y resaltaban estereotipos físicos raciales. Yaroslav Goncharov, el presidente de la empresa, se disculpó luego de que uno de sus filtros llamado “hot” fuera creado con la intención de aclarar la piel de las personas.

En cuanto a sus términos de servicio, la aplicación señala que puede recopilar “contendió del usuario”, como fotos, que publique a través de la app. También realiza un monitoreo de la actividad del usuario, puede ver las páginas web que visita, su ubicación y cómo interactúa con el servicio.

«No alquilaremos ni venderemos su información a terceros fuera de FaceApp», señala su aviso de privacidad pero, un grupo de analistas han indicado que la aplicación puede llevar la información a una jurisdicción diferente a la del país donde se encuentra e usuario.

«Tenga en cuenta que podemos transferir información, incluidos datos personales, a un país y jurisdicción que no tenga las mismas leyes de protección de datos que en su jurisdicción», advierte la app.

También asegura que el almacenamiento y proceso de información se hará en EEUU pero igualmente es posible que en algún momento se transfiera toda la información a otro país donde las leyes que rigen la recopilación y uso de datos no sean las mismas, por ejemplo Rusia.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.