Tecnología, entretenimiento y cambios culturales fueron los temas centrales analizados por expertos y referentes sociales durante una nueva Clínica de Tendencias organizada por Claro.

La actividad se caracterizó por ser interactiva, ya que durante toda la jornada se realizaron encuestas entre el público presente y se compartieron las intervenciones hechas en redes sociales, bajo el hashtag #ClaroTendencias. Al cierre del evento se sortearon entre todos los que participaron un Samsung Galaxy S10 y un Huawei P30.

El primer panel estuvo a cargo de Diego Vallarino, Chief Data Officer de Scotiabank y Gustavo Degeronimi, gerente de Mercado Pago, quienes se refirieron al futuro de las transacciones financieras y la relación actual del ser humano con la tecnología.

Vallarino explicó que el comportamiento de los clientes y la capacidad de tomar decisiones financieras cambiaron con respecto a años atrás, porque la velocidad de acceso a la información aumentó y “las tecnologías han dado más oportunidades de innovaciones dentro de los procesos”.

Por su parte, Degeronimi aseguró que la principal oportunidad que tienen desde la compañía que integra es democratizar el acceso a servicios financieros en la comunidad y llegar a la población no bancarizada. “El principal requisito para lograrlo es el costo, por lo que debemos restructurar toda la plataforma que ofrece ese servicio transaccional para que tenga costo cero”, señaló.

En la segunda mesa, Natalia Trenchi, psiquiatra y psicoterapeuta cognitivo conductual; Raquel Oberlander, directora general Creativa y Digital de Notable Publicidad; Javier Mazza, filósofo y docente; y Carina Novarese, gerente de Contenidos Digitales de El Observador abordaron las perspectivas de la relación del ser humano con la tecnología. El primer expositor en responder a esta consigna fue Javier Mazza, quien estableció que “la tecnología no es buena ni mala, es necesaria. Sin tecnología, ninguno de los seres humanos podríamos sobrevivir en este mundo, tal como lo hemos construido, y no podemos volver para atrás”.

Oberlander coincidió con este pensamiento y centró su reflexión en la metamorfosis que ha experimentado el mundo empresarial a partir de la digitalización. En este sentido, afirmó que “todo lo que pueda ser digitalizado lo será y las empresas necesariamente tendrán que incorporar tecnología en todas sus áreas, en lo que llamamos proceso de transformación digital”.

El vínculo entre la tecnología y el desarrollo cognitivo de las personas desde la primera infancia a partir de las generaciones recientes, que han naturalizado dispositivos tecnológicos como los smartphones, fue el punto principal del abordaje de Trenchi. Si bien aclaró que es imposible predecir qué características presentarán estos niños en su etapa adulta, aseveró que indefectiblemente “serán distintos” porque el ser humano cada vez está menos preparado para vivir en un mundo analógico.

Finalmente, Novarese dio su punto de vista acerca del uso que se le ha dado a las herramientas tecnológicas, principalmente desde la información y consideró que se ha generado una brecha entre quienes lograron desarrollar la habilidad de pensar y decidir en qué utilizar el tiempo libre y cuándo ocuparlo en pantallas o tecnología. “La crítica no es el tiempo por el tiempo, sino el contenido. El celular es una maravilla, nosotros somos el problema”, opinó.

El productor argentino Sebastián Ortega ocupó el espacio final de la Clínica de Tendencias, como protagonista de una entrevista en la que se repasaron las principales series y tiras diarias que lo consagraron.

En relación a la industria del entretenimiento y la tecnología, Ortega explicó que “lo más importante fue entender que la pantalla se achicaba y los niveles de detalle desaparecían”, en función al formato de reproducción de los contenidos.

Paralelamente, fue necesario incorporar a las historias “esta nueva vida que se ha modificado tanto con la aparición de los smartphones como con las aplicaciones”. “Hoy disminuyó mucho la cantidad de televidentes de servicios por cable y abierta, razón por la cual hay que buscar recursos en el diseño de las historias para que vuelvan a captar la atención del público joven”, concluyó.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.