Un estudio realizado por el periódico estadounidense Wall Street Journal revela que al interior de esta compañía, productora de contenidos televisivos para su divulgación a través de streaming, se llevan a cabo prácticas laborales intensas en medio de un arduo ambiente de estrés y de presión.

Más allá del éxito que como marca ha podido consolidar ante sus consumidores Netflix podría ser una empresa en la que es complicado trabajar dadas las grandes presiones existentes por parte de directivos.

Con estas características como cultura laboral, la empresa estaría colocándose como un espacio en el que pocos querrían trabajar. Las entrevistas se llevaron a cabo tanto de manera anónima como con transparencia por parte de los emisores, por lo cual se exponen diferentes testimonios, como el de una ex vicepresidenta de marketing, quien relató que fue despedida tras un arduo fin de semana para promover la serie   Orange Is the New Black “por no encajar con la cultura de la empresa”.

Según el estudio, consistente en cuanto a la realización de más de 70 entrevistas a empleados y ex empleados, el estilo de Netflix en relación a lo laboral se puede definir como una estructura “basada en la honestidad brutal, la humillación por costumbre, la jerga interna y el miedo constante”.

Tal parece que este tipo de acciones, sin bien permiten una mayor transparencia y la posibilidad de que no existan secretos entre las relaciones laborales de los empleados, son capaces de generar estadios graves de estrés entre los integrantes del capital humano de Netflix.

No se trata de un tema menor si se toma en cuenta que el estrés  y la depresión generalmente forman parte de los más graves padecimientos que los trabajadores pueden presentar.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.