En el correr de esta semana, Maria Sharapova admitió su resultado positivo en un control antidopaje y las consecuencias no se hicieron esperar. Nike, su marca deportiva, anunció que suspenderá la relación contractual que mantenía con la tenista rusa. “Hemos decidido suspender nuestra relación con María mientras la investigación proceda. Seguiremos monitorizando la situación”, informó la compañía en un comunicado.

Sharapova

Es la segunda vez durante las últimas semanas que Nike cancela un contrato con una gran estrella deportiva, después de que el pasado 17 de febrero rompiese relaciones con el boxeador filipino Manny Pacquiao por comentarios agresivos hacia la comunidad LGBT.

La marca de relojes suiza TAG Heuer también ha renunciado a renovar su contrato con Sharapova. A estos dos patrocinadores también podrían sumarse Porsche, Head, Evian, Tiffany o Avon. Esto supone una pérdida de 30 millones de dólares anuales para la rusa.

Ya han sido muchos los deportistas que tenido que reconocer públicamente su error y agachar la cabeza con la rescisión del contrato. Desde Kellogg’s con Michael Phelps, Adidas con Tyson Gay o Nike con Lance Armstrong.

Cuando Tyson Gay dio positivo en un control antidopaje, Adidas no se lo pensó: “Estamos conmocionados con las últimas acusaciones. Incluso si puede llegar a probar su inocencia, el contrato queda rescindido”. Las marcas no quieren deportistas relacionados con el dopaje y con la más mínima sombra abandonan el barco del deportista. Tiene lógica y por eso son los propios deportistas los que aceptan esa cláusula en la que se puede poner fin al contrato si dan positivo.

Las marcas tienen el poder y los “errores” se pagan caro. Oscar Pistorius desapareció de la página web de Nike tras ser acusado de asesinar a su novia, Kobe Bryant mantuvo su idilio con Nike pero el escolta no salió en ninguna campaña publicitaria durante dos años, al igual que Tiger Woods tras su escándalo sexual. Marian Jones y Justin Gatlin son otros dos ejemplos de atletas que vieron como se suspendía su contrato por estar relacionados con el dopaje.

DeporteDejando de lado los escándalos, ¿cuáles son los factores que llevan a que deportistas profesionales, tan expuestos a la opinión pública, opten por el camino de la medicación? Sin dudas, cualquier deporte profesional es altamente competitivo. Los atletas deben estar en constante preparación para mantener un buen nivel de competencia, de eso dependen sus triunfos y los ingresos que generan. Seguramente, la presión por mantenerse en los primeros lugares ha llevado a grandes deportistas a buscar en el dopaje una forma de continuar siendo los mejores -incluso aunque los riesgos sean altos.

Según Henneberg, profesor de Anatomía y Antropología de la Universidad de Adelaida, la industria del dopaje se ha incrementado en el mundo. Esto se debe a la “diferencia de ingresos entre el ganador y el segundo lugar:  dado que la distancia es grande y que los beneficios de la victoria son tan amplios, es que vale la pena arriesgarse”.

Fuente: Forbes, La Vanguardia y Cuatro

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.