Internet se ha convertido en una poderosa fuente de información. Todos accedemos a la web para conocer las últimas noticias y estar en contacto con el mundo. En la era de la sobre información, todos acceden a internet y tienen la posibilidad de generar contenido. Ahora bien, ¿creemos en todo aquello que leemos? ¿Es confiable toda la información presente en la web?

El pasado 2017 tuvo varios episodios donde las fake news fueron protagonistas. No todo lo que nos encontramos en internet es verdad y los internautas están empezando a tomar cada vez más consciencia de este hecho. Es posible encontrar manipulación informativa en la red, esto crece si tenemos en cuenta la democratización al acceso. Las redes sociales tienen su peso en este asunto,  pues pueden ser medios para contenidos incorrectos o inadecuados.

Ahora bien, cómo hacer frente a esta problemática es la pregunta que surge. Por un lado teniendo en cuenta estos parámetros; no todo lo que leemos es verdad ni fidedigno. Es importante chequear las fuentes de información antes de compartir determinada noticia colaborando a su viralización.  Debemos cuidar la información que recibimos y transmitimos.

Las herramientas electrónicas y el uso de internet nos acercan a mundo nuevos, pero también, pueden generar controversia bajo una noticia falsa. Tener esto en cuenta a la hora de acercarnos al contenido en la web será útil para discriminar la información correcta de aquella que no la es.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.