El mundo del eSport (deportes electrónicos que hacen referencias a las competencias de videojuegos) se está convirtiendo en una pequeña mina de oro que crece a pasos agigantados.

El crecimiento de esta industria es visible a nivel numérico, en 2017 hubo 258 millones de espectadores en todo el mundo y se estima que habrá un crecimiento del 12% anual.La industria de los videojuegos facturó 108 mil millones de dólares, de los cuales 756 millones fueron generados por los eSports, según SuperData Research. Y se espera que, para 2020, este número incremente en un 26%.

Los eSport tomaron fuerza en Asia y muy rápidamente se instalaron en Europa y Estados Unidos. En América Latina aún no es tan fuerte su presencia y aunque el número de audiencias es menor comparada con las demás zonas del mundo, hay una buena cifra para la región.

En México, la audiencia es de 10,8 millones y en Argentina es de 5,1 millones.En el marco de esta industria hay diferentes actores. Los protagonistas son los jugadores, pero no son los únicos. También están los entrenadores, analistas y directores deportivos.

Un jugador en América Latina puede llegar a ganar entre USD 300 y 400; en tanto que un entrenador puede percibir USD 500 mensuales y un director deportivo, USD 1000. En el caso de Europa, Asia y Estados Unidos estos valores hay que multiplicarlos por tres, detallan fuentes del medio.

Uno de los videojuegos más populares dentro del eSport es LoL, que cuenta con más de 5.000 jugadores profesionales y, se estima que el monto total de premios en torneos de este juego alcanzó los 12,02 millones en 2017. En términos de premios millonarios, el primer puesto es para Dota 2, y el segundo puesto para Counter-Strike:Global Offensive, según datos de Statista.

La forma en la que estos entrenadores ganan dinero es relativamente fácil. Los usuarios deben suscribirse en los portales webs, con costos mensuales que varían entre los 5 y 25 dólares. Sumándole a este ingreso de dinero, las pautas publicitarias, los entrenadores facturan el 50% del dinero que ingresa a las plataformas.

En el ultimo tiempo se ha incorporado una nueva modalidad de clases personalizadas, donde la cotización de los entrenadores varia de acuerdo a la hora de clase que los usuarios deseen recibir. Se estima que el monto que pueden llegar a generar es bastante alto, con un ingreso mensual de aproximadamente 500 mil dólares, pero esta cifra depende en gran medida no solo de los seguidores que el entrenador o gurúes puedan tener, sino también de sus anunciantes.

 

Las clases se cobran, en promedio USD 10 por hora, aunque los más populares pueden llegar a pedir más de USD 20. Dentro del perfil de los coach se destacan las victorias logradas, otros juegos donde se destacan y hasta el «plan de estudio» que llevan adelante.

En las ligas profesionales usualmente se hacen contratos por dos años y los que pagan ese dinero suelen ser las marcas que están detrás de esos equipos.

El entrenador se encarga, junto con el director deportivo, que es como el manager, de hacer scouting. Esto implica estudiar a los jugadores del equipo, ver cómo se desempeñan y también evaluar el trabajo de los competidores

«Un equipo profesional entrena unas 8 horas por día seis veces por semana», cuenta Iasi Salomón,  coach de LoL desde 2012 hasta este año. Pero aclara que entrenar no implica estar siempre delante de la pantalla. «También significa hacer preparación física, como ejercicio aeróbico o fisioterapia; y el desarrollo de estrategia que consiste en mirar un video de un partido para identificar errores y aciertos», dice.

.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.