WikiLeaks festejó su 10º aniversario esta semana y su fundador, Julian Assange, aprovechó para dar pistas sobre las “víctimas” de las nuevas y jugosas filtraciones que su organizaciones se guarda bajo la manga. Parece que el protagonista de algunas de ellas será una de las empresas con más poderío dentro de Silicon Valley: el todopoderoso Google.

No está muy claro qué documentos sobre Google obran en poder de WikiLeaks, pero no sería en absoluto una sorpresa si la organización liderada por Julian Assange sacara a la luz “trapos sucios” del gigante de internet directamente relacionados con sus rumoreados (y tenebrosos) vínculos con el Gobierno de Estados Unidos.

Al fin y al cabo, no es la primera vez que Assange se refiere a Google como una suerte de organización política con muchísimo poder (real) en la escena política internacional. En su libro When Google Met WikiLeaks, publicado en 2014, Assange habla precisamente de los (mal disimulados) ligámenes de la compañía de Mountain View con el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Assange habla en esta publicación de cómo su percepción sobre Google cambió por completo tras un encuentro mantenido en 2011 con Eric Schmidt, presidente de la compañía de internet. El fundador de WikiLeaks relata en el libro cómo Schmidt viajó hasta Reino Unido para entrevistarse con él y lo hizo acompañado de su compañera sentimental Lisa Shields, oficial del Departamento de Estado de Estados Unidos, y de Jared Cohen, por aquel entonces vinculado al think-tank Google Ideas y ex empleado (casualmente) del Departamento de Estado.

Tras este encuentro plagado de extrañas coincidencias Assange comenzó a desarrollar la sospecha de que Google era una empresa fuertemente involucrada en la política exterior de Estados Unidos, gracias en gran parte a Google Ideas.

Google Ideas se ha metamorfoseado actualmente en Jigsaw, una suerte de incubadora tecnológica “dedicada a comprender desafíos globales y aplicar soluciones tecnológicas a tales desafíos”. Oficialmente Jigsaw es una compañía subsidiaria de Alphabet, la matriz de Google, y tanto Eric Schmidt como Jared Cohen figuran en ella como cofundadores.

Los secretos que WikiLeaks guarda (por ahora) bajo llave sobre Google son todavía una incógnita, pero pondrán probablemente en un aprieto a la compañía.

Fuente Marketing Directo

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.