Amazon, Google, Apple y Facebook tratan de ofrecer soluciones ante los precios de las viviendas cercanas a las empresas

Las empresas tecnológicas son conscientes que han generado un problema ante la suba de alquileres cercanos a sus oficinas. El influjo de trabajadores especializados con grandes sueldos ha encarecido el mercado inmobiliario. Ante este problema, Amazon, Apple, Facebook y Google están llevando a cabo diferentes propuestas para paliar con los efectos del aumento de precio.

Sin embargo, los afectados no creen que los tecnológicos puedan solucionar este problema, ya que piensan que el problema no se solucionará de un modo efectivo y por eso, temen a que las medidas sean insuficientes y hayan llegado demasiado tarde como para tener un efecto real en la región.

Entre los años 2010 y 2018 la población de San Francisco aumentó un 8,4% y las viviendas disponibles un 5%. Este aumento en la población se debe a varios factores, entre ellos a los nuevos habitantes que son especialistas tecnológicos. Además, en este periodo los alquileres en la zona aumentaron un 21%, en comparación con el 9% del área de Nueva York.

De esta manera, el aumento de los precios provocó un amento de forma significativa de personas sin hogar, convirtiendo la Bahía de San Francisco y Seattle en la tercera y cuarta región respectivamente con mayor porcentaje de personas sin techo en todo Estados Unidos.

Con este contexto, las principales tecnológicas de la zona tratan de ayudar a solucionar esta crisis de vivienda. Por un lado Google, Apple y Microsoft se encaminaron a ofrecer un apoyo económico. Amazon colaboró en la creación de un refugio para personas sin hogar y Facebook ayudó a crear la Asociación por el Futuro de la Bahía que se basa en el desarrollo de nuevas viviendas a buenos precios y en la protección de derechos de personas inquilinas.

La otra cara de la moneda

De todas formas, las personas involucradas en este problemas aseguran no estar convencidas de esta ayuda, ya que se sienten ignorados y desplazados. Los integrantes de la zona aseguran que las compañías determinan quienes viven en estas áreas a raíz de las contrataciones que hacen.

Es entonces que los criterios de contratación son preocupantes por la falta de diversidad. Los trabajos de menores sueldos están dirigidos a personas de género masculino, y esto limita a mujeres a aceptar trabajos de menores ingresos, teniendo que afrontar igualmente los altos costes de vida en la región.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.