Endeavor es una organización sin fines de lucro líder mundial en emprendedorismo de alto impacto. Su misión es catalizar el crecimiento a largo plazo de los países brindando mentorías y acelerando el crecimiento de quienes emprenden con mayor potencial en todo el mundo. Buscan multiplicar la experiencia de estos modelos de rol para que la cultura de emprender cale en toda la sociedad.

En 1996 una estudiante de Harvard, Linda Rottenberg, tomó un taxi en Buenos Aires, la capital de Argentina. Conversando con el taxista descubrió que éste era un ingeniero con un doctorado, por lo que se sorprendió profundamente al verlo trabajar tras el volante. Le preguntó por qué no se desarrollaba como emprendedor y comprendió que el chofer no sabía de qué le estaba hablando. Una vez que le explicó a qué se refería, el ingeniero/chofer le confesó que sentía que en su país no existían oportunidades de crecimiento.

Fue así que de regreso a los Estados Unidos Linda compartió esta experiencia con su compañero Peter Kellner y decidieron realizar algo para cambiar esa realidad. Descubrieron que en ciertos países sobra capital humano, lo que faltan son plataformas para impulsarlo.

En 1997 nació Endeavor, una organización sin fines de lucro que lidera un movimiento global para detonar un mayor crecimiento económico.

Volvieron a Buenos Aires a solicitar dinero y la gente los miraba con enorme escepticismo. “En América Latina no es una característica cultural como en Estados Unidos el donar dinero para causas buenas, más allá de las tragedias” explicó Cerisola. Su misión principal era hacer un cambio cultural generando conocimiento sobre lo que era el emprendedorismo. Ellos pretendían que en nuestra región respiráramos el concepto del emprendedorismo del mismo modo que se hacía en los bares de Silicon Valley.

Ya que no podían simplemente darle dinero a los potenciales emprendedores, comenzaron a reunir mentores; estudiantes avanzados realizando un MBA en Estados Unidos que quisiera colaborar trabajando en verano, emprendedores en América Latina, y así hasta armar una red de soporte en cada país. Hoy son varias decenas de millones de dólares con las que Endeavor cuenta a nivel mundial para invertir en emprendedorismo.

Emprendedorismo de alto impacto

Cerisola detalló que existen varias ONGs destinadas a fomentar el emprendedorismo. Endeavor se especializa en emprendedorismo de alto impacto. Se refiere a aquellos emprendedores que ya construyeron una empresa y demostraron que la misma es eficiente. Desde la organización se encargan de conseguir apoyo para que el emprendedor continúe con su desarrollo profesional. Desde guías, mentorías y proporción de know how hasta capacitaciones en universidades de la talla de Harvard, Columbia y Stanford.

El emprendedor Endeavor tiene que haber creado una empresa. Como regla se aspira a que por lo menos el emprendedor tenga un millón de dólares en ventas. Sin embargo, en algunos casos, como en tecnología, han hecho excepciones tomando gente más joven para ayudarlos a alcanzar el éxito desde el comienzo.

De este modo pretenden transformar a esos emprendedores en emprendedores de alto impacto generando muchos puestos de trabajo, cambiando una industria y colaborando con su give back: la devolución a la sociedad de las oportunidades que recibieron ya sea mediante mentorías o incluso invirtiendo en otros emprendedores o realizando donaciones económicas para Endeavor. La ONG pretende que el emprendedorismo se expanda mediante el efecto contagio; un emprendedor que tenga éxito terminará impactando en decenas o cientos de emprendedores.

El director de Endeavor explicó que tuvieron la enorme suerte de que entre los primeros emprendedores hubo algunos éxitos muy grandes como es el caso de Marcos Galpering en Argentina, creador de mercado libre, empresa que hoy vale 6 millones de dólares.

Comentó además que hace unos años el ser empresario no era una de las opciones que se planteaban. Dentro de los role models de los chicos no existía la opción empresarial, y que eso fue desde el principio una de las prioridades a las que Endeavor apuntaba. En definitiva, de eso se trata Endeavor: crear modelos de rol para contagiar la cultura emprendedora.

Andrés Cerisola - Presidente de Endeavor UruguayEl éxito de la filial Endeavor Uruguay

Endeavor en Uruguay es una marca fuertísima, la gala Endeavor es el evento empresarial del año cuyas localidades se agotan con mucha facilidad. Endeavor ha logrado generar una marca a la que la gente quiere asociarse. Sin embargo, Cerisola remarcó que como parte de esa actitud emprendedora, en Endeavor siempre están desconformes y apuntando a lograr más.

A nivel de América Latina, además de Uruguay, Endeavor se encuentra en México, Brasil, Colombia, Perú, Chile y Argentina. Uruguay es el país pequeño dentro de los grandes países. A nivel global, para fin de año se esperan tener 25 jurisdicciones en todo el mundo.

“Lo que la filial uruguaya tiene es que ya cumpió 15 años y se ha logrado un cambio importante. Cuando Endeavor abrió en Uruguay, la palabra emprendedor no existía aquí. Hoy, muchísimos empresarios se definen a sí mismos como emprendedores”, recalcó Cerisola.

Dificultades a la hora de emprender a nivel local

Cerisola expresó que la principal dificultad para emprender en Uruguay es mental. Explicó que muchas veces no se entienden las cosas básicas que para un chico de Silicon Valley, Israel, Boston o Londres son elementales. Por ejemplo, Israel es un país chico. No obstante, ningún emprendedor israelí emprende para el mercado domestico. Desde el día uno, piensan qué problema del mundo pueden solucionar.

En Uruguay, salvo excepciones, todavía ocurre que la gente quiere abrir un restaurante o poner una fábrica de software; resolver los problemas para el mercado doméstico y después si les va bien piensan en expandirse internacionalmente. Esto trae aparejadas dificultades mayores; una vez que se concibe un emprendimiento en chico es muy difícil poder transformarlo.

Como segundo obstáculo, Cerisola planteó la falta de una comunidad de Venture capital o inversores ángeles. Todo el ecosistema que soportaría a un emprendedor que quiere crecer le cuesta en Uruguay mucho más de lo que le costaría en otros lugares del mundo donde esto es dinámico. A su vez, el director de Endeavor remarcó que los inversores que hay manifiestan que tampoco consiguen grandes ideas: o los emprendimientos están armados en pequeño o los modelos están mal armados. Entonces, en definitiva, hay pocos inversores ángeles y a la vez pocos emprendedores con grandes ideas que pueden convertirse en grandes negocios.

Como tercer obstáculo para los emprendedores uruguayos, la venta de la compañía, fundamental para que exista un ecosistema emprendedor de inversores, se dificulta más porque el país no tiene un mercado líquido para esa venta secundaria. En otros países sí existe; ya sea la bolsa, fondos de Venture capital o compradores estratégicos del mercado.

Más allá de las dificultades, Cerisola recalcó que esto no es imposible. “Tenemos luces en el sector tecnológico, emprendedores muy interesantes en otros sectores y sobre todo lo importante es entender que hay cosas que no se pueden cambiar; los emprendedores uruguayos tenemos que remar con las cartas que nos tocaron”.

Tal como explicó Cerisola, algunos emprendedores optan por irse a otro país. Sin embargo, como país esto no es conveniente para lograr el contagio.

Mapa del Ecosistema Emprendedor

Fallas comunes en los emprendedores uruguayos

Uno de los problemas más frecuentes en emprendedores que pasan por Endeavor, tal como explicó su presidente, son problemas de estrategia: cuando se abre una empresa hay que saber qué es lo que tiene de diferente y qué va a volver de la compra de ese producto o servicio casi evidente. En el mercado local, muchos emprendedores hacen cosas parecidas a otros emprendimientos que ya existenten.

Otro tema para Cerisola es que muchos emprendedores se ponen a resolver problemas que no existen. “Es muy común que se creen un problema para después resolverlo, pero cuando lo enfrentás al mercado, ese problema no tiene demanda”, señaló.

El presidente de Endeavor Uruguay planteó que el camino del éxito de los emprendedores está en ver de hacer algo que sea distinto de los que los demás pueden hacer. “Si hago algo similar a lo que ya estén haciendo, aunque lo haga mejor, ese no es el camino”, afirmó Cerisola.

Como cuarto problema Cerisola mencionó los problemas que tiene Uruguay en gerenciamiento. En muchos casos, los emprendimientos crecen pero llega un momento en que el emprendedor tiene que pasar a ser un gerente y para eso debe delegar a otros su trabajo. En general, esa transición en Uruguay no se da de manera correcta. Cerisola planteó que esto ocurre debido a la falta de habilidades gerenciales transmitidas a través de la educación y la cultura.

¿Qué buscan los inversores?

Cerisola destacó cuatro aspectos que tienen en cuenta los inversores a la hora de elegir un emprendimiento. En primer lugar, los inversores buscan un buen equipo; uno que comprenda bien lo que está haciendo, que tenga una idea bien resuelta y que funcione bien entre sí.

El segundo elemento a tener en cuenta es el gobierno corporativo: la estructura que escoja el equipo para el funcionamiento es vital. A modo de ejemplo, Cerisola citó un caso en que tres emprendedores tienen una idea y planean trabajar los tres como co-CEOs; no hay seguridad de que vaya a funcionar sí o sí. En cambio, un caso en que existe un CEO y los otros dos tengan otros cargos bien definidos y además incorporen más gente a modo de advisors puede resultar más acertado.

Además, los inversores también prestan atención al tamaño del mercado. Cerisola explica que por más buena que sea la solución, si todo el mercado total vale poco es difícil que se tenga una oportunidad. Conquistar todo el mercado es casi imposible. Entonces, todo el esfuerzo de desarrollo y la inversión que hay que hacer es enorme para algo que no se sabe si va a funcionar.

Como cuarto punto al que atienden los inversores aparecen los números básicos de ese negocio: ¿Cómo va a ser crecer en ese negocio? “Si un emprendedor tiene dos ideas y hay una que es intensiva en capital y la otra no, hay que ir por la que no es intensiva en capital para reducir el riesgo de pérdida”, aseguró Cerisola.

Otro factor importante es el entender cuáles son los ladrillos con los que se va construyendo el plan de negocios. Para transmitir confianza a los inversores, todo debe estar estipulado de antemano; no es recomendable dar por asegurados los elementos del plan de negocios sin comprobarlos antes.

Como último elemento Cerisola mencionó el factor dinero. La pregunta que está en mente de todo inversor es cuánto me piden a cambio de lo que me dan. Según el presidente de Endeavor, la valuación suele ser un elemento muy emocional para el emprendedor e incluso comentó que es muy común que los emprendedores terminen compitiendo entre sí dependiendo de eso. Sin embargo, medir el emprendimiento dependiendo de la valuación no es el camino correcto y puede llevar a cometer errores.

“Si te involucrás con el inversor equivocado vas a tener muchísimos problemas. A la hora de elegir un inversor hay que estar seguro de que va a brindar la plata que se necesita y además será alguien que agregue valor, que puedas mantener una buena relación y que brinde apoyo cuando el emprendimiento vaya mal”, destacó Cerisola.

A su vez, el Managing Partner de Ferrere sugirió que si existe un buen equipo, el mercado es interesante, los building blocks del plan de negocios están bien estipulados y los indicadores que ven los inversores son correctos, es difícil que la valuación sea un impedimento para tomar el emprendimiento.

La persona atrás del presidente de Endeavor: Andrés Cerisola

Andrés Cerisola conoció Endeavor por primera vez cuando un emprendedor en el que había invertido fue elegido como emprendedor Endeavor. Allí, comenzó haciendo trabajos como voluntario, luego pasó a ser mentor, director y vicepresidente hasta llegar al cargo en que está actualmente: presidente de Endeavor. Él mismo cuenta que según su esposa Endeavor es su segundo empleo full time; invierte mucho tiempo y energías pero plantea que le divierte muchísimo.

En lo personal cuenta que su papá murió cuando él tenía solo 12 años. Su familia era de clase media acomodada pero cuando su padre falleció repercutió en el pasar económico. Desde chico éste le había inculcado que algún día iría a Harvard entonces al poco tiempo de entrar a la facultad decidió ir a averiguar qué necesitaba para hacerlo. Las respuestas que recibió no eran las más alentadoras: ingresar a Harvard siempre fue un proceso muy competitivo. Sin embargo, Cerisola tomó nota de algunas cosas que le mencionaron que importaban a la hora de aplicar. En base a eso, a los años preparó su aplicación para Harvard. A su vez, mencionó que para ingresar a Harvard hay un componente de suerte y sin duda que él lo tuvo. “Harvard cambió mi manera de ver el mundo”, confesó Cerisola.

Andrés Cerisola - EndeavorEstando en EEUU, Daniel Ferrere lo visitó y lo invitó a ser parte de su estudio como nuevo socio. En ese momento Cerisola tenía solo 28 años por lo que por un lado la oferta era tentadora pero por otro lado Ferrere no era la empresa que es hoy. En aquel momento la empresa entraba en la categoría de pyme y Ferrere se estaba separando de su antiguo socio, por lo que no había tanta seguridad en el negocio. Compartió que dudó muchísimo pero finalmente se volvió convencido por Daniel, quien no se cansaba de repetir que algún día serían la firma líder de Uruguay.

En los años siguientes fueron creciendo muchísimo y hoy Ferrere está festejando las 800 personas. Relató Cerisola que en aquel momento las firmas existentes eran todas de hombres de un nivel socioeconómico similar y ya abarcaban el mercado en su mayoría, por lo que la competencia se les hacía muy difícil. Decidieron entonces comenzar a reclutar personas de clase media, en su mayoría mujeres, para trabajar en la empresa ya que detectaron la falta de oportunidades para ellas en estas grandes empresas corporativas. “Desde un principio esto marcó una diferencia entre Ferrere y el resto de las firmas. En la actualidad, Ferrere es una firma que es súper diversa socialmente e incluso en temas de igualdad sexual”, aseguró Cerisola.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.