Pasaron varias semanas desde que Melania Trump se apareció en la Casa Blanca con un regalo para Michelle Obama. Y todavía se sigue hablando al respecto: el misterioso paquete resultó ser, nada más ni nada menos, que un producto de Tiffany & Co.

De acuerdo al protocolo, ningún integrante del gobierno puede recibir un regalo sin que el mismo sea aprobado por Seguridad. Probablemente, la nueva Primera Dama se dejó llevar por el momento. Pero, de ahí la gran pregunta: ¿realmente Melania Trump no conoce este tipo de normas? Si la acción no entraba en protocolo, ¿por qué se hizo?

Expertos en marketing han señalado que posiblemente estemos ante un caso de Product Placement por parte de Tiffany & Co. Se especula que la marca podría haber pagado a los Trump para que el regalo de Melania fuera un producto de la marca. Y así, una anécdota que comenzó con “pobre Melania, lo hacía con toda su buena intención”, hará que la marca entre en el top of mind y la shortlist de miles de millones de personas en todo el mundo cuando piensen en comprar una joya. Estaríamos por lo tanto ante un nuevo tipo de Product Placement: el patrocinio de actos oficiales.

La tormentosa relación de los Trump con Tiffany & Co

638964112

Hay algo que todos parecen ignorar, y es que junto a la Torre Trump en la Quinta Avenida de Nueva York está la principal tienda de Tiffany & Co. Luego de la victoria del magnate, la marca ha sufrido constantemente cortes de circulación en la calle, que no han hecho más que disuadir clientes y disminuir ventas (un 14% durante la pasada Navidad).

Otra teoría es que , a través de este gesto -visto en televisión y por streaming por millones de espectadores- los Trump se hayan querido ‘reconciliar’ con sus millonarios vecinos de cuadra. O quizá la marca haya aplicado la estrategia del “no hay mal que por bien no venga” y, aprovechando un evento de impacto global, se haya colado en todas las portadas.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.