Más que un festival, El Ojo ya se volvió una entidad creativa. Su fiesta podría ser como la de cualquier otro encuentro de publicidad: una disputa de egos, en que uno quiere ser mejor que el otro. Pero en el caso de El Ojo, que siempre tuvo el rol y el poder de reunir y potenciar la creatividad latina, las cosas son un poco diferentes.

1--9H8eGTAe-xQNiSBinJXaw

La llegada del personaje, protagonista del comercial, marca ese momento de unión, intercambio de ideas y referencias que El Ojo brinda a sus participantes, ahora más que nunca en el festejo de sus dos décadas de inspiración. Y también para todos los creativos que se formaron, crecieron y vieron crecer a sus carreras, participando en El Ojo.

“Los comerciales de El Ojo de Iberoamérica se volvieron una tradición en el calendario de las grandes campañas de la región, gracias sobre todo a la capacidad y buenas ideas de Santa Clara y sus partners, y también por todo lo que representa e inspira el festival en el mundo de la creatividad”, remarca Santiago Keller Sarmiento, Presidente de El Ojo de Iberoamérica.

El nuevo comercial se suma a la lista de memorables campañas creadas por Santa Clara para celebrar y difundir el protagonismo del Festival como el encuentro mundial de la creatividad latina.

En 2015 Santa Clara tuvo el insight de que El Ojo, el evento y el premio, son una especie de trampolín para el mundo. “Siempre vamos a ver en Cannes, lo que muchas veces triunfó o se destacó el año anterior en El Ojo. Teniendo esta promesa como base, descubrimos y elegimos una historia latina, una fábula, la de esa heroína local, que se vuelve una heroína global”, explica Fernando. El resultado fue un comercial inolvidable, producido por O2 y dirigido por Marcus Aqueres, que se volvió un game en que la Cholita luchaba con grandes nombres de la creatividad, y ganó Oro por su Sonido Original, creado por Lucas Mayer de DaHouse Audio, en el Festival del Club de Creación de Brasil. En 2016, la cholita volvió recargada con Fuck the Wall, comercial de Santa Clara, filmado en Bolivia y dirigido por Adriana Montenegro, de Indómita, un manifiesto en contra de los muros que atrapan a la creatividad.

“En 2017, para celebrar los 20 años, teníamos que ubicar el propio festival y su marca en el centro. Y lo que hicimos fue personificar a El Ojo, el premio con su carisma y la influencia que ejerce y ejerció en todos los profesionales creativos , y en la creatividad latina a lo largo de todo esos años”, explica Fernando.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.