De los nuevos tres modelos que Apple lanzará al mercado, uno de ellos marcará un hito: es el iPhone Pro, que contará con una pantalla curvada OLED de 5,8 pulgadas, es decir, mucho mayor que los otros dos modelos (se estima que estos tendrán pantallas de 4,7 y 5,5 pulgadas).

Otro dato no menor es que la pantalla OLED sería fabricada por Samsung, pionera en este tipo de tecnología desde hace años. Varios rumores rodean al próximo “súper smartphone” de Apple, entre ellos, un considerable aumento de precio. Era de predecirse: la tecnología OLED es más cara que la LCD.

Asimismo, se especula con la posibilidad de incorporar carga inalámbrica; la pérdida del botón Home (que estará integrado bajo el cristal) y la continuidad de la doble cámara, al igual que en el modelo iPhone 7 Plus.

iphone-8-concept-03

En cuanto al nombre del nuevo dispositivo, se manejan varias posibilidades: iPhone 7S, 7S Plus y 7S Pro. Sin embargo, algunos sitios expertos señalan que -dado el carácter rompedor del modelo- este podría pasar a denominarse iPhone 8. De esta manera Apple podría lanzar el iPhone 7S en dos versiones y dejar un carácter más exclusivo para el iPhone 8 (cuyo costo se estima rondaría los 1.000 dólares).

Es tanta la ambición de Apple con este teléfono, que el mismo podría no estar listo para septiembre, mes del Keynote de la compañía. Se abren entonces dos posibilidades: o bien Tim Cook presentará los teléfonos en septiembre y el iPhone 8 saldría más tarde a la venta; o el evento de presentación se retrasaría unas semanas.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.