Se espera que el barco sin tripulación, Yara Birkeland, comience a navegar en el 2018 recorriendo una ruta de 37 millas en el sur de Noruega entregando fertilizante. La nave tendrá una capacidad para entre 100 y 150 contenedores de envío. Si bien su tamaño es minúsculo en comparación con las embarcaciones de carga se espera que su llegada revolucione la industria nivel mundial.

https://youtu.be/8eGatj_9y6Q

Esta embarcación costará unos 25 millones de dólares, lo que es tres veces más caro que un buque convencional de las mismas proporciones; pero se espera que ahorrará hasta un 90 por ciento en costos anuales de operación al eliminar los gastos que implica la tripulación y el combustible.

Si bien el proyecto se espera esté operando de aquí a un año, la transición está prevista por etapas, es decir, el buque en unos inicios contará con una pequeña tripulación a bordo, luego será controlado de manera remota hasta llegar a ser completamente autónomo. Se cree que este proceso se desarrollará hasta el 2020.

4 5

El desarrollo de este proyecto está siendo llevado a cabo por la firma agrícola Yara International y el fabricante de sistemas de orientación Kongsberg. El objetivo a largo plazo es poder construir buques capaces de recorrer mayores distancias y con más capacidad de carga.

Se espera que este tipo de inversión tenga un fuerte efecto en la economía. En lo que refiere a los puestos de trabajo se considera que el impacto será mínimo y paulatino debido a que, incluso, en la actualidad los buques de carga más grandes han reducido su tripulación a unas 30 personas o menos.  

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.