Según un estudio realizado en España, las mujeres que ocupan puestos de liderazgo en las empresas, hacen de estas una compañía más sostenibles y amigables con el medio ambiente.

La igualdad de oportunidades de la mujer, el activismo de marca y una cultura corporativa basada en el respeto hacia la diversidad, claves para el futuro, según el estudio Approaching the Future 2019. Tendencias en Reputación y Gestión de Intangibles, informe de referencia elaborado por cuarto año consecutivo por Corporate Excellence – Centre for Reputation Leadership y CANVAS Estrategias Sostenibles.

Además, según esta investigación, a mayor porcentaje de mujeres en  cargos de toma de decisiones de las empresas, más medidas se adoptan para impulsar la sostenibilidad y generar un impacto social y medioambiental en la sociedad.

Aportar beneficios al medio ambiente, al mismo tiempo en el que se desarrolla una compañía, es uno de los principales retos a los que se enfrentan las organizaciones, ya que sólo un 28,7% de los encuestados asegura que sus organizaciones están trabajando en acciones para adaptarse al cambio climático. Los que dificulta conseguir los objetivos que la ONU ha planteado para el 2030 con relación al desarrollo sostenible.

En este sentido, el estudio subraya la postura “claramente feminista” de la Agenda 2030: “La ONU Mujeres define la igualdad de género como un mecanismo imprescindible para conseguir alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), dado que con su efectiva incorporación contaríamos con mayor capital humano para tratar de hacerlos realidad en la fecha prevista”, explica Isabel López, socia fundadora de CANVAS Estrategias Sostenibles.

En esta misma línea y en lo que refiere a Uruguay, en los último años se han emprendido acciones para empoderar a las mujeres a nivel empresarial.  Paula Magariños, directora de la consultora PUNCTUM e investigadora sobre temas de cultura, consumo, ciudadanía y género, indicó que cuando las mujeres se involucran en la vida pública existen menores niveles de corrupción y mejora el bienestar de los países. A pesar de que aún los niveles son muy bajos, en Uruguay hay un 10% más de participación femenina en gabinetes ministeriales con respecto al resto de la región.

A nivel empresarial, los equipos liderados por mujeres en grandes empresas generan un 35% más de retorno de la inversión que los equipos masculinos. En el caso de las nuevas empresas de tecnología, generan un 10% más de ganancias con un 50% menos de inversión. Además, se destaca que las mujeres apuestan más años de su vida a capacitarse y mejorar la formación académica.

Sin embargo, pese a la formación e importancia de las mujeres en la vida productiva de los países, se sigue manteniendo una importante brecha de género. De continuar las condiciones como hasta ahora, según los diferentes estudios, equipara las condiciones de género nos llevaría 77 años. La investigadora indicó que las mujeres en Uruguay tienen una brecha de ingreso del 27% con respecto a los hombres, mientras que el promedio internacional es de 23%.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.