El diario  Folha de S.Paulo, el de mayor tiraje en Brasil, ha dejado de distribuir sus contenidos en Facebook. La decisión del periódico es considerada sin precedentes en el mundo teniendo en cuenta el tamaño del medio de comunicación.

Los usuarios que deseen compartir los contenidos del Folha de S.Paulo podrán hacerlo en sus páginas personales de las redes sociales. En su página de Facebook el diario cuenta con seis millones de seguidores, una de las más populares de la red. No le darán de baja pero no seguirán cargando contenido en ella.

La dirección del periódico conoce los riesgos que está decisión puede implicar para el periódico, entre ellos la pérdida de audiencia. Sin embargo, la audiencia del periódico no se basa exclusivamente en Facebook, por lo que tiene otros caminos seguros.

La decisión de abandonar la red social venía en mente del periódico desde el año 2016. En este 2018, frente al anuncio de Facebook en el que destacaba que priorizaría el contenido de familiares y amigos frente a el periodístico, el diario decidió dar el primer paso.

La modificación del algoritmo de la red social implica que Facebook se torna menos importante en la captación de audiencias para los distintos medios, por lo que no afectará ampliamente al medio.

Cuando el creador de Facebook hizo pública la nueva estrategia de contenidos estableció que el cambio respondía a la esencia de la red social: conectar con otros, factor que con los medios digitales se estaba perdiendo. Luego reconoció que la decisión quizá haya sido contraproducente para los propios usuarios ya que está pasando menos tiempo en la red social.

El periódico Folha de S. Paulo estableció que en el último tiempo ha perdido interacciones con los usuarios en la red social. Si compara con el mismo mes del año 2017, las interacciones bajaron un 32 por ciento.  

Dentro de este contexto, el diario brasileño destaca que en Facebook el problema no es la poner hincapié en los contenidos, sino que las noticias falsas y la información errónea siguen circulando por la red a pesar de las alteraciones en los algoritmos.

Por otro lado, la dirección del periódico plantea que como medio de comunicación deben estar donde estén las audiencias. Esto implica tener presencia en las redes sociales y dentro de ellas, Facebook es quizá la más importante, pero con ella las reglas del juego no son del todo claras. Los términos cambian de un momento para el otro con solo una de las partes de acuerdo, así fue como se terminó censurando el periodismo profesional.

Para el diario brasileño los usuarios deben ser sometidos a diversas informaciones de carácter periodístico profesional, obtener distintos enfoques de una misma noticas y poder contrastar la infamación y para hacer eso hay que pagar según la ideología del periódico.

En Facebook la única entrada se da a través de la publicidad y el flujo gratuito de información no contribuye a la calidad infamativa de los usuarios, sino que al contrario. En un comunicado el periódico estableció su compromiso con la calidad de la información y con el periodismo para mantener a la comunidad informada.

La decisión que tomo la Folha de S.Paulo no es innovadora dentro del contexto brasileño. En el 2013 el grupo Globo abandonó la red social por motivos editoriales y comerciales. Menos de un año después de tomada la decisión, el periódico de la cadena regresó a la red social.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.