El multimillonario, Elon Musk, lanzó el cohete más poderoso existente hasta el día de hoy. El vehículo Falcon Heavy de su empresa Space X, supone un gran avance para la industria espacial al contar con tecnología reutilizable.

El cohete en su interior llevó un tesla rojo como un homenaje a sí mismo ya que es el CEO de la compañía de vehículos eléctricos. El extravagante multimillonario se lució en los últimos días tras lanzar el cohete Falcon Heavy. Tras dos accidentes anteriores, de dos modelos previos, el despegue fue todo un éxito.

El lanzamiento del cohete fue transmitido a través de distintos medios en YouTube alcanzó los 2.3 millones de espectadores en vivo. El despegue ocurrió en florida en el Centro Espacial Kennedy.

El mayor miedo que se tenía con respecto al lanzamiento es que el cohete explotara en la mítica plataforma donde se había realizado el lanzamiento del histórico LC-39A de la NASA con la misión Apolo con destino a la Luna.

El nuevo cohete del multimillonario posee una altura de 70 metros, lo que equivale a un edificio de 23 pisos aproximadamente. El auto que viajó en su interior contaba con un muñeco diseñado para los fatuos hombres que pisarán la Luna y Marte, fue bautizado como Starman.

Musk siempre tuvo en mente lograr algún día la reutilización de cohetes. Este factor implicó un cambio en el paradigma de la industria espacial de la mano de SpaceX.

El lanzamiento costo unos 90 millones de dólares, una cifra bastante lejana a los mil millones de dolare que estima la NASA para su nuevo cohete en construcción, el Space Launch System. Este último portara la cápsula Orión hasta Marte a partir del año 2030.

El Falcon Heavy ha desplazado al Falcon 9 que tenía el título del más potente de la flota. El último modelo cuenta con 27 propulsores Merlin que le otorga una increíble fuerza.

En comparación con el Delta IV Heavy, también le saca mucha ventaja. El primer modelo puede levantar unas 29 toneladas en la órbita terrestre con un costo de 400 millones aproximadamente. Mientras que el Falcon Heavy con un costo de 90 millones tiene una capacidad de 64 toneladas.

Este nuevo sistema representa un increíble ahorro, sumamente útil para los gobiernos y aquellas empresas que requieran llevar sus satélites a órbita. El éxito del lanzamiento anterior implica un paso enrome para SpaceX que busca seguir creando cohetes más potentes con el objetivo de llegar a Marte.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.