La propuesta de Nestlé y su chocolate rosa se dieron con motivos del Día de San Valentín, pero su popularidad llevó a que se convierta en un producto fijo de la marca.

El chocolate rosa llegó al mercado por primera vez cuando Nestlé lanzó su versión KitKat en Japón el año pasado. Si bien en un principio la distribución fue limitada, este nuevo producto que contiene arándanos secos y nueces, se convirtió en la cuarta variedad de chocolate en el mundo -además del blanco, negro y con leche-, y en uno de los productos más populares de la marca, que lo llevaron a dejar de ser una edición limitada para convertirse en un producto fijo.

La decisión de la firma, para mantener el producto en su cartera de productos tiene que ver con los resultados positivos en cuanto la aceptación del mismo en uno de los países que más consume chocolate en el planeta, datos de CCAJ y METI Japó, sostienen que el consumo per cápita del país japonés es de dos kilogramos.

Gracias a esta innovación, la empresa pudo llegar a 26 mercados, según declaraciones de Cedric Lacroix, director administrativo del negocio de golosinas de Nestlé en Japón al medio. “Los consumidores asiáticos son sumamente receptivos a lo nuevo y sumamente astutos en materia de redes sociales”, comentó Lacroix, además de señalar que al día de hoy las tendencias surgen desde Asia.

Otra novedades en torno al chocolate es que los consumidores pueden aportar ideas para su uso, como por ejemplo qué productos podrían elaborarse con color rosa  o si les interesan unas Oreo o un Galaxy de chocolate rosa, en rubychocolate.com, un nuevo sitio web creado por el inventor de la variedad y principal procesador de cacao, Barry Callebaut.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.