Los recientes desastres naturales extremos hacen que sea casi imposible pensar en el cambio climático. La semana pasado el huracán Harvey azotó las costas del este de los Estados Unidos y ahora el huracán Irma llegó a las costas de Florida luego de haber destrozado Barbuda, rozó a Puerto Rico y Saint Martin. Todo esto sin mencionar al terremoto de México de 8.2.

2
Lo cierto es que el cambio climático no provoca huracanes pero sí colabora a empeorar las condiciones y aumenta la predisposición a que este tipo de acontecimientos ocurra. El aumento de las temperaturas en los océanos está fuertemente vinculado con el desarrollo de este tipo de fenómenos ya que cuanto más cálidas son las aguas más intensas son las tormentas.

De este modo el cambio climático y el calentamiento global intensifican los efectos de este tipo de desastres naturales y fenómenos climáticos como son las tormentas, los ciclones y los huracanes.

El huracán Irma se encuentra entre los más potentes del mundo. Es el huracán más fuerte del Atlántico fuera del Caribe y el Golfo de México. Este tipo de eventos hacen pensar en la necesidad de acción y la implementación de políticas que promuevan el cuidado del medio ambiente.

A estos factores se le suma que uno de los huracanes más potentes de la historia, no está circulando solo ya que en la actualidad están en actividad los ciclones José con categoría cuatro y Katia con categoría dos.
De este modo, el calentamiento global y el cambio climático contribuyen a que se den las condiciones para el desarrollo de catástrofes naturales. Los acontecimientos que se están dando en la actualidad son considerados por muchos como un llamado de atención a las políticas gubernamentales que no consideran el cuidado del medio ambiente.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.