Según un estudio realizado por un grupo de investigadores de Australia la criptomoneda más popular hasta el momento, el Bitcoin, podría estar vinculada con actividades ilegales.

Si bien la mayoría de los compradores de criptomonedas aseguran que la moneda es muy efectiva y que deja ver su transparencia, el estudio liderado por Sean Foley de la Universidad de Sydney, la mitad de las transacciones realizadas con Bitcoins podrían estar vinculadas con actividades ilegales.

Este número implica a un cuarto de los usuarios de la criptomoneda y unos 72 ml millones de dólares en actividad. Esta cifra alcanza, coincidentemente, con el mercado de drogas ilegales en Estados Unidos y Europa.

La principal preocupación regulatoria de la moneda electrónica es justamente el mercado ilegal. Debido a sus beneficios como las liquidaciones rápidas y eficientes podría ser utilizada para lavar dinero y evadir los controles fiscales entre otras actividades ilícitas.

Se establece que la cripotomoneda, en caso de que las sospechas sean ciertas, no es la causante de las actividades ilegales, sino que se está produciendo una migración hacia el mundo digital.

Las actividades ilegales en línea respaldan, de cierta manera, el anonimato, por lo que se podría generar un mercado negro en línea. Los investigadores establecen que entender cómo funciona el mercado negro fuera de internet será un gran paso para poder comprender cómo opera en el mundo en línea y cómo ayudar a contrarrestarlo.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.