El nuevo objetivo de la compañía para el 2030 es recolectar y reciclar el equivalente al 100% de sus empaques. Es decir, buscará reutilizar una botella o lata por cada una que venda.

Esta meta de Coca-Cola va de la mano con una investigación y continuo desarrollo de la marca para poder logar que los empaques sean totalmente reciclables. La nueva visión – Un Mundo sin Residuos – se sostiene en la certeza de que los empaques de alimentos y bebidas son una parte importante de la vida moderna de las personas, pero que es necesario hacer más para reducir el residuo que generan los empaques en todo el mundo.

El presidente y CEO de la compañía, James Quincey, afirmó: “Existe en el mundo una problemática en torno a los empaques, y al igual que todas las compañías, tenemos la responsabilidad de ayudar a resolverlo. A través de nuestra visión Un Mundo sin Residuos, invertimos en nuestro planeta y en nuestros empaques para contribuir a que este problema sea cuestión del pasado”.

El nuevo plan de Coca-Cola se centra en dos ejes:

El primero es “invertir en el planeta”: para el año 2030, por cada botella o lata que el Sistema Coca-Cola venda a nivel mundial, ayudará a recuperar el equivalente para que tenga más de una vida. Por otro lado, la compañía busca contribuir a través de una estrategia de comunicación a que las personas sepan qué, cómo y dónde reciclar. Además, popone un proyecto colectivo en el que apoyará la recolección de empaques en toda la industria, incluyendo las botellas y las latas de otras compañías. El Sistema Coca-Cola trabajará con las comunidades locales, los socios de la industria, sus clientes y sus consumidores para ayudar a resolver problemas como los residuos de empaques y los marinos.

El segundo es “invertir en empaques”: para poder alcanzar el objetivo anterior la compañía está fabricando mejores botellas, ya sea a través de más contenido reciclado, el desarrollo de resinas a base de plantas o la reducción de la cantidad de plástico presente en cada empaque. Para el año 2030 se espera que la empresa fabrique botellas con un promedio de 50% de contenido reciclado. El objetivo es establecer un nuevo estándar global para los envases de bebidas. Actualmente, la mayoría de los empaques de la Compañía son reciclables.

Debido a que no existe una solución única para el reciclaje y el manejo de los residuos, Coca-Cola deberá implementar un programa distinto para los más de 200 países en los que opera. Se trata de una problemática local que requiere tratamientos específicos.

“Las botellas y las latas no deberían perjudicar a nuestro planeta y un mundo libre de residuos es posible. Compañías como la nuestra deben ser líderes. Los consumidores de todo el mundo se preocupan por nuestro planeta, y ellos quieren y esperan que las compañías actúen. Eso es exactamente lo que vamos a hacer e invitamos a otros a unirse a nosotros en este camino”, indicó Quincey.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.