Con tan solo ver el ojo de una persona, los algoritmos de Google serán capases de detectar posibles ataques cardíacos, derrames cerebrales o hipertensión en los usuarios. De este modo, la inteligencia artificial se abre camino hacia nuevos avances que complementan la medicina.

Si bien los algoritmos no son capaces de superar los procedimientos médicos como el análisis de sangre, sí podrían convertirse en un complemento a la medicina tradicional al proporcionar una herramienta que las personas podrán utilizar de forma rápida y fácil.

Con el nuevo algoritmo de Google se dará un paso más para combatir las enfermedades cardíacas, las cuales son la principal causa de muerte en el mundo. Puede ser una manera sencilla de que las personas puedan evaluar el riesgo que corren.

Para entrenar a la tecnología en el reconocimiento de estas enfermedades se cargaron en el sistema más de 280 mil imágenes escaneadas de las retinas de participantes de Estados Unidos y Reino Unido.

En la retina los profesionales de la salud son capaces de detectar factores de riesgo para la salud de las personas vinculadas con la edad, el peso, el sexo, si son fumadores o no, etc. Los sistemas ahora serán capaces de realizar está misma tarea al reconocer patrones.

El beneficio de este avance es la posibilidad de contar con una prueba rápida, segura y no invasiva que se podría realizar en variedad de entornos y que le otorgaría a los usuarios información valiosa sobre su salud.

Si bien la idea parece descabellada, una serie de enfermedades producen cambios en la retina, por lo que la diabetes o la presión arterial, podrían ser detectadas fácilmente a partir de este procedimiento.

La edad y el género de la persona son dos factores que son de peso en la predicción de la posibilidad de sufrir accidentes cardiovasculares. Dentro del experimento se le presentó al algoritmo la foto de un paciente que sufrió un accidente cardiovascular severo, hace cinco años, y otro que no. El sistema pudo identificar correctamente cual de los dos había sufrido el ataque.

El año pasado los investigadores de Google ya habían comenzado a detectar enfermedades a partir de la retina con un sistema que indicaba la potencial presencia de retinopatía diabética. A partir de técnicas de aprendizaje automático, varias de las características distintivas de las enfermedades pueden ser detectadas en la retina.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.