El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump puso entre la espada y la pared a la mandataria Theresa May para que aumente el gasto militar un 4% en relación con los ingresos del PBI. Además, deja entrever un posible nuevo aliado: Francia. 

Ya es costumbre que los dichos de Trump sean polémicos, esta vez fue en la cumbre de la Otán, donde el presidente estadounidense presionó a gran parte de la Unión Europea para que eleven sus inversiones en la industria bélica de su país. Su secretario de defensa James Mattis, apoya los dichos de Trump y hace énfasis en que, una nación global como el Reino Unido, con intereses y compromisos en todo el mundo, requiere de “un nivel de gasto de defensa más allá de lo que esperaríamos de los aliados que únicamente tienen intereses regionales”.

Después de varias reuniones bilaterales, cuando ya se estaba por finalizar la edición de la cumbre, Trump volvió a atacar, esta vez por Twitter: “¿Para qué sirve la Otán si Alemania está pagando a Rusia miles de millones de dólares por gas y energía? ¿Por qué solo cinco países de 29 cumplen sus compromisos? Estados Unidos paga por la protección de Europa, y después pierde miles de millones en comercio. Deben pagar el 2% del PBI inmediatamente, no en el 2025”.

Por su parte Mattis también ejerce presión y recuerda la reciente promesa del presidente francés, Emmanuel Macron, de inyectar unos 295 mil millones de euros adicionales al presupuesto de defensa de 2025, e indica que, como actores globales, Francia y EE. UU. concluyeron que ahora es el momento de aumentar significativamente su inversión en este sector, mientras otros aliados están siguiendo este ejemplo. Aunque reconoce que no le corresponde decir cómo priorizar el gasto interno británico, Mattis espera que el Reino Unido pronto pueda compartir “un plan claro y totalmente financiado de defensa avanzado” que le permita a Washington proyectar su compromiso futuro con Londres “desde una posición de fortaleza y confianza”.

La respuesta fue casi inmediata, el país español expresó que no tiene intenciones de invertir ese porcentaje del PBI en defensa. En tanto a Italia y Alemania, dijeron que, aunque se comprometan a elevar los gastos, no llegaran al 2% para el 2024.

Trump no da puntada sin hilo y como para completar la tensa relación que tiene con la Otán, en las últimas horas dijo: “La reunión de la Otán fue excelente, pero mi encuentro con Putin fue incluso mejor”.

Aunque el Reino Unido se ha comprometido a cumplir con el objetivo de la Otán de gastar el 2% del Producto Bruto Interno, Estados Unidos pretende que May vaya más allá.

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.