El renombrado conferencista Estanislao Bachrach brindó una conferencia online en la que explicó cómo trabajar la Inteligencia Emocional para afrontar las situaciones adversas

El programa educativo pionero en el desarrollo de la inteligencia emocional, Educación Responsable Uruguay, realizó un evento online denominado “El día que nos cambiaron el mundo”, en el que el reconocido conferencista argentino Estanislao Bachrach abordó la importancia de conocer las emociones para enfrentar los desafíos que se nos presentan.

Educación Responsable es el programa referente en la educación uruguaya para el desarrollo de la Inteligencia Emocional, que se encuentra en la órbita de la Asociación Civil Emocionarte.

Pablo Marqués, miembro del Directorio de la organización, inició la instancia dando la bienvenida y agradeciendo a las más de 160 destacadas personalidades de la sociedad uruguaya que formaron parte de la iniciativa. Ilan Bajarlia, fundador y Director Ejecutivo, expuso los fundamentos del programa.

Estanislao Bachrach, doctor en Biología Molecular, especializado en Liderazgo, Innovación y Cambio, e integrante del Directorio de Educación Responsable, analizó cómo trabajar en este tipo de inteligencia favorece el crecimiento personal y profesional, mejorando la toma de decisiones.

En primer lugar introdujo la Inteligencia de Cambio, que determina qué tan inteligentes somos para cambiar. Para ello, es fundamental cuestionarse si se es consciente que hay que cambiar, si se quiere cambiar y finalmente qué hacer para lograrlo.

En el último aspecto interviene la neurociencia, la especialidad del orador, quien explicó que existen dos tipos de mentalidades. La Fija, aquella que lleva a pensar que no se puede cambiar, que la inteligencia y el talento son estáticos; y la Mentalidad de Cambio, la que comprende que desarrollando ambos factores se puede alcanzar los cambios deseados, la cual es una actitud de progreso y un proceso que implica esfuerzo.

Ante las adversidades, como la actual pandemia ocasionada por el coronavirus (COVID-19) ingresamos en lo que el experto definió como el “Círculo de la Incertidumbre”, es decir, ante el cambio o la incertidumbre el cerebro activa el área que responde a las amenazas, generando miedo, ansiedad y distracción. En consecuencia, inician los pensamientos negativos que inducen a tomar malas decisiones, afectando así desde el rendimiento hasta las relaciones con los demás.

El experto abordó aspectos de la Inteligencia Emocional, enfatizando que es una habilidad presente en todas las personas, que se puede trabajar en cualquier etapa de la vida y hacerlo permite invertir la situación anterior, disminuyendo la incertidumbre, haciendo que el cerebro detecte menos amenazas, miedo y ansiedad; lo que lleva a tener pensamientos optimistas, mejorando las decisiones que tomamos en la vida, subiendo la performance y transformando la crisis en una oportunidad.

“Todo lo que influimos en nuestros niños o en nosotros mismos no es algo espiritual, es algo físico y químico. El cerebro se cablea, las conexiones cerebrales se hacen cada vez más fuertes a medida que vos repetís, cuánto más repetís un pensamiento, más fuerte se hace esa conexión, más crees que eso es una verdad y más difícil es después salir de ahí”, afirmó Bachrach, destacando que el cerebro no distingue la verdad de la mentira, simplemente entiende como verdadero aquello que se repite en reiteradas ocasiones.

Bachrach compartió con los asistentes la Técnica de Etiquetar, un mecanismo avalado científicamente para contribuir a manejar las emociones, que consiste en identificarlas correctamente para bajar la intensidad de las mismas. “Cuando admitimos que sentimos tristeza, baja el sentimiento de tristeza, que no es lo mismo que rumiar. La frontera entre rumiar la emoción y etiquetarla es clave”, dijo. Por lo tanto, las limitaciones son creencias que se pueden cambiar, los pensamientos son hábitos que también se pueden modificar.

Todos estos aspectos son fundamentales para el desarrollo de la Inteligencia Emocional, que Educación Responsable trabaja en los más de 40 centros de enseñanza de todo el territorio nacional en el que está presente, tanto en forma independiente como incorporado a las políticas educativas del Plan Ceibal. A nivel internacional el programa se aplica en 400 centros educativos, totalizando 100.000 alumnos y posee el respaldo de destacadas instituciones globales como Fundación Botín (España), Universidad de Yale (Estados Unidos) y Universidad de Cantabria (España).

“Somos dueños de nuestras emociones, ellas no son nuestros dueños”, es la frase con la que el expositor cerró su presentación. Posteriormente respondió algunas consultas de los participantes y les obsequió vía mail, una Bitácora de Viaje que contiene diversas actividades breves para hacer durante 60 días, de manera individual o en familia, para ayudar a conocerse a sí mismo y a implementar los consejos que abordó en la jornada.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.