El flamante presidente de Estados Unidos agudizó en estos días su guerra sin cuartel contra los medios de comunicación de su país: les echó en cara el haber ‘menguado’ de manera claramente ‘malintencionada’ el número real de personas asistentes a su toma de posesión el pasado viernes y también haber ‘inventado’ supuestos conflictos entre él y los servicios secretos estadounidenses.

Tan enojado está Trump con las críticas proferidas contra él por algunos medios, que, por boca de su portavoz Sean Spicer, llegó a amenazarlas con medidas aún desconocidas. “Se habla mucho en los medios sobre la responsabilidad de los periodistas de obligar al presidente a rendir cuentas”, indicó Spicer el sábado. “Y hoy estoy aquí para deciros que ésta no es una carretera de sentido único. Nosotros también obligaremos a los medios a rendir cuentas si es necesario, añadió.

Los números van y vienen, y son motivo de controversia. Según The New York Times, las manifestaciones masivas contra el nuevo gobierno -que ocurrieron durante el fin de semana-, tuvieron más concurrencia que la investidura del magnate. Pero según Spicer, las fotografías de la toma de posesión de algunos medios estaban “encuadradas de manera malintencionada” para intentar minimizar el número de asistentes. Y ha tildado sus informaciones de “falsas” y “vergonzosas”. “Se trata de la mayor audiencia que jamás haya presenciado una toma de posesión”, recalcó.

descarga

Sean Spicer, portavoz del nuevo gobierno.

Por otra parte, antes de visitar este fin de semana los cuarteles generales de la CIA, Trump volvió a arremeter duramente contra los periodistas, que llegó a calificar como “los seres más mentirosos sobre la faz de la Tierra”, en relación una vez más con las raquíticas cifras difundidas por los medios sobre el número de asistentes a su investidura. “Yo estaba allí y vi por lo menos un millón o un millón y medio de personas”, subrayó. “Les hemos pillado”, señaló en referencia a los periodistas. “Y creo que van a pagar un precio muy caro por sus mentiras”, agregó.

En su reunión este sábado con la CIA, a quien acusó en su día de utilizar métodos similares a los empleados por los nazis, Trump sorprendió a propios y extraños deshaciéndose en elogios hacia los servicios secretos estadounidenses y asegurando que los riñas entre una y otra parte habían sido claramente “inventadas” por los medios.

De acuerdo con cifras manejadas por la empresa de investigación de mercados Nielsen, la investidura de Trump reunió frente al televisor a 30,6 millones de personas. Por su parte, Obama consiguió en su primera toma de posesión en 2009 una audiencia de 37,8 millones de espectadores, mientras que en su segunda jura las cifras fueron sensiblemente menores, de 20,6 millones de televidentes.

En un tuit publicado el pasado domingo Trump no pasó por alto la oportunidad de hace hincapié en que su toma de posesión había congregado frente a la pequeña pantalla a 11 millones de personas más que la celebrada hace cuatro años.

012117-trump-kal-1080x608

Marketing Directo

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.