Hay gente que sueña con un futuro en el que las oficinas bancarias no existirán y el mundo online se convertirá en el único espacio en el que los ciudadanos gestionarán sus finanzas de una manera rápida, cómoda y mucho más barata.

Y, teniendo en cuenta los datos que obtenemos de la evolución de la banca electrónica no parece un panorama tan descabellado. En 2016, el 43 % de los españoles con edades comprendidas entre 16 y 74 años usó la banca online, un 4% más que en 2015.

La mejora de la seguridad en estas transacciones es uno de los drivers más importantes que impulsan a cada vez más ciudadanos a apostar por estos sistemas. La tecnología de encriptación es una de las más utilizadas en la actualidad por las entidades bancarias con el objetivo de asegurar la seguridad de los datos enormemente sensibles de sus clientes.

Pero también la eficiencia es clave en la adopción de estos sistemas y es que, el 87% de los usuarios españoles consideran que la adopción de la banca móvil le ha ayudado a mejorar sus finanzas.

El interés de los usuarios ha ido en incremento en los últimos años registrándose una media de entre 100.000 y 500.000 descargas por app y 1,61 billones de euros en operaciones electrónicas al término de 2016, es decir, un 3,17% más que el ejercicio anterior.

La enorme variedad de productos y servicios que ofrecen los bancos hoy en día al alcance de un clic, desde realizar transferencias, abrir una cuenta corriente hasta consultar movimientos, suman motivos a la lista de los usuarios para apostar por esta modalidad financiera.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.