Google, el gigante estadounidense recibe datos personales de salud de millones de usuarios estadounidenses

La información sobre la salud para una empresa como Google sirve para nutrir herramientas de análisis y comercializar centros de medicina. Es por esto que Google recolectó datos médicos de millones de estadounidenses para una compañía denominada Project Nightingale con el objetivo de mejorar servicios médicos.

El acuerdo fue firmado de forma confidencial con la compañía médica Ascension, uno de los principales sistemas de salud sin fines de lucro en Estados Unidos. El problema salió cuando luego de detallar detalles sobre el proyecto, médicos y pacientes no estaban al tanto de lo que se había firmado, por lo que se abrió una investigación federal en contra de Google.

Google tuvo acceso a datos de pacientes que incluyen resultados de laboratorio, registros de hospitalización y diagnósticos médicos.

Según este acuerdo, los datos recolectados de los pacientes se podrían subir a la nube de Google. Ambas compañías se mantienen en el proceso de realizar pruebas de un software con el respaldo de inteligencia artificial para permitir a proveedores médicos buscar el registro de salud de un paciente e incluso poder sugerir cambios en el tratamiento, si así lo necesita. Por otro lado, Ascension declaró que Google no puede utilizar estos datos para otra cosa que no proporcione herramientas de este tipo.

¿Por qué es importante recolectar este tipo de datos? ¿Otras compañías lo hacen?

El cruce de los datos médicos tiene un gran valor para muchas compañías: «Son bases de datos muy jugosas porque te permiten sacar mucha información en términos de trazabilidad o de perfilado social, sobre los hábitos de usuarios que tienen efectos en salud o sobre los nichos sociológicos donde están educados estos usuarios”, señaló David Arroyo, científico del CSIC y especialista en análisis de datos.

El interés de las tecnológicas en este sector generó un volumen de negocio de 3,65 billones de dólares. Compañías como Sillicon Valley impulsan proyectos de este tipo, para tener un acercamiento al sector sanitario. Amazon, ya vende a empresas aspectos que están dentro del catálogo de soluciones que ofrece la supercomputadora Watson, cuyo creador, IBM, se ha esforzado en comercializar en hospitales.

Amazon creó además un equipo de «salud y bienestar» dentro de la división que trabaja con Alexa, su asistente de voz, y tiene como objetivo la gestión de la diabetes. Google sigue el mismo camino. Ha potenciado las capacidades de su asistente de voz para médicos con su programa Medical Digital Assist (Asistente médico digital). Pero esta es solo una de sus bazas. La compañía entrena sus modelos de inteligencia artificial para tratar la diabetes o ayudar en la detección del cáncer.

La tecnológica Microsoft cuenta con su propio servicio dentreo de la plataforma: Azure for Health: un programa de inteligencia artificial que analiza historiales médicos de pacientes. Apple, también tiene años recogiendo datos personales con su aplicación Salud, junto con la ayuda de su Watch. Ahora ha llegado a acuerdos con proveedores médicos en Estados Unidos para acceder a los historiales médicos de pacientes e integrarlos con los datos que ya posee.

Es así entonces, como los datos de salud son de importancia para estas reconocidas compañías: “Debemos transformarnos para satisfacer mejor las necesidades y expectativas de aquellos a quienes servimos, así como de nuestros propios cuidadores y proveedores de atención médica. Hacer eso requerirá la integración programática de nuevos modelos de atención entregados a través de plataformas digitales, aplicaciones y servicios que son parte de la experiencia cotidiana de aquellos a quienes servimos”, argumentó Eduardo Conrado, vicepresidente ejecutivo de Ascensión.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.