Independientemente de la formación que cada uno pueda tener, las empresas cada vez se fijan más en las habilidades personales de cada individuo. Dentro de las habilidades hay distinciones, la principal, que se plantean las compañías, son las ‘hard skills’, habilidades duras y las ‘soft skills’, habilidades blandas.

2

Las primeras de ellas, las ‘hard skills’, son todos aquellos conocimientos que uno adquiere en su formación profesional. Son el tipo de cualidades más técnicas y fáciles de probar por su objetividad.

Por otro lado, las ‘soft skills’ son las habilidades consideradas como personales, estas le permiten a las personas trabajar en equipo, comunicarse con el resto y ser interactivos.

Todas estas habilidades blandas no son adquiridas en ningún centro de formación académica. Sin embargo, dentro de las empresas son altamente valoradas, porque se cree que aquellas personas que posean un amplio repertorio de habilidades personales podrán adquirir las técnicas más fácilmente y desempeñarlas con mayor eficacia.

Las habilidades técnicas más demandadas son: redacción, oratoria y análisis de datos. Mientras que las habilidades blandas más solicitadas son: pensamiento crítico y resolución de problemas; concentración y atención; comunicación verbal y corporal; ejercicio de liderazgo positivo; y aptitud para trabajar en equipo.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.