Bloomberg actualizó su Healthiest Country Index, un estudio anual en el que participan 169 países y se determina cuál de ellos es el más sano del mundo.

De los 169 países examinados por este estudio, seis de los 10 principales son naciones europeas, pero quien conquistó el primer puesto fue España.

La larga esperanza de vida, la calidad del agua y la dieta mediterránea son uno de los tantos factores positivos que posee el país español y que lo lleva a estar en el top del ranking mundial, lo siguen  Italia -que ocupó el segundo lugar- e Islandia -que quedó en tercera posición.

Algunos de los alimentos característicos de la dieta mediterránea son el aceite de oliva, lácteos, cereales integrales, hortalizas y frutas, huevos, frutos secos y legumebres, así como carnes magras o pescado, como el salmón, el atún o el bacalao. Es una dieta muy baja en grasas saturadas, azúcares refinados y productos ultraprocesados, rica en vitaminas, fibra y antioxidantes, que reduce el colesterol, la acumulación de grasa y acelera el metabolismo.

La buena alimentación se traduce en mejor calidad de vida, a consecuencia de esto, el país europeo ha logrado reducir su nivel en tanto a patologías cardíacas, lo que hace aumentar su esperanza de vida y lo ayuda a posicionarse de mejor manera en este ranking.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.