Por definición, coworking implica colaboración. Trabajo en equipo. Un grupo persiguiendo una meta en común y todo lo que ello implica: reuniones, charlas, horas y más horas de esfuerzo y dedicación. Hace once años, inspirado en este concepto, el ingeniero de software Brad Neuberg  dispuso un loft en san Francisco donde trabajaban tres freelancers. Su intención original era crear “el tipo de atmósfera que las empresas tienen, y al mismo tiempo ser capaz de trabajar para uno mismo”. Hoy en día, los más de 3000 espacios de trabajo cooperativo como el de Neuberg que existen alrededor del mundo tienen un nombre y una identidad propia: CoWorks.

En Uruguay el periplo empezó hace dos años, con la inauguración de Sinergia en el barrio de Palermo. “La idea surgió porque los socios estaban asociados con el ecosistema emprendedor de varias maneras, con proyectos paralelos, consultorías, emprendimientos propios”, nos cuenta el equipo del primer CoWork de Montevideo, “y vieron la necesidad de generar un espacio en el que, de la mano de la colaboración, los proyectos y emprendimientos pudieran juntarse y concretarse”. Desde entonces, el espacio no paró de crecer y hoy cuenta con amplias y luminosas oficinas, salas de reuniones, una gran terraza y livings que están permanentemente inundados de movimiento. Su ubicación sobre la calle Gonzalez Ramírez está justificada: “Inicialmente vimos este punto como estratégico para poder recibir coworkers de diferentes barrios. Hoy es un barrio donde se están instalando muchos nuevos emprendimientos relacionados a industrias creativas por lo que es un muy buen lugar para estar”.

María Eugenia Gallero

María Eugenia Gallero

Un poco más al oeste, en un antiguo edificio reciclado de la Ciudad Vieja, se encuentra el Espacio Serratosa, proyecto más reciente y concebido como una propuesta innovadora en el mercado. Construido en 1897, el “gigante” de 25 de Mayo y Ciudadela estuvo abandonado durante mucho tiempo, luego funcionó como boliche de música electrónica, hasta ser restaurado y distinguido por la Sociedad de Arquitectos del Uruguay (SAU) como una de las cinco mejores obras de los últimos 12 años. “Ciudad Vieja es un barrio que está viviendo una importante revalorización a nivel de mercado, como centro cultural y artístico”, afirma María Eugenia Gallero, encargada de Comunicación del Espacio.

Es una de las zonas con mayor potencial de crecimiento para el coworking. Si bien es uno de los puntos más tradicionales de la ciudad en cuanto a modalidad de trabajo, la cantidad de personas que circulan a diario, los servicios disponibles y las diferentes actividades que se llevan a cabo hacen que sea una zona propicia para posicionarse como una alternativa”. Actualmente el edificio abarca cuatro espacios diferenciados: Laburanding, las oficinas compartidas Büró, Happening y Margat -restaurante y espacio cultural que marca diferencia de otras propuestas.

CoWorking y Marketing en Uruguay

Sinergia

Sinergia CoWork

Posicionarse en el mercado suele ser difícil, por lo menos al principio, para toda nueva propuesta. Sobre todo para las más innovadoras, con nuevos formatos. ¿Cómo se abre camino entonces un CoWork en nuestro país? Desde Sinergia destacan la importancia del ejemplo de los primeros CoWorks mundiales: “Cuando se lanzó Sinergia no se hablaba de coworking en Uruguay, sí existían espacios compartidos por trabajadores independientes, generalmente desarrolladores, que tenían la experiencia de haberlos visto en Estados Unidos o Europa. Pero no era un espacio de coworking como lo percibimos nosotros: un lugar que habilita colaboración entre proyectos multidisciplinarios, contenidos de valor para el emprendedor y una comunidad comprometida que colabora generando valor”. Para su lanzamiento, Sinergia tuvo que posicionar desde cero el concepto de coworking, “abriéndolo como una posibilidad formal y que aporta valor para el emprendedor, a la hora de salir de su casa e interactuar con más personas que están en su misma situación, con quienes pueden compartir problemas y soluciones y, además, unirse a una comunidad que aumente el valor y ejecución de sus ideas”.

Espacio Serratosa lo vivió de una manera diferente. Si bien la idea del coworking ya estaba instaurada en la mente del emprendedurismo uruguayo, el espacio fue concebido en varias etapas, que incluyeron la remodelación de su sede. Para lanzar la propuesta -a cargo del grupo de freelancers Les Mots-, Espacio Serratosa tuvo que apoyarse en distintos formatos de campañas: redes sociales, marketing digital y prensa. Por otra parte el momento que vive hoy la Ciudad Vieja, en pleno proceso de revalorización y revitalización, no es un detalle menor.

Espacio Serratosa

Espacio Serratosa

La propuesta y sus variantes son fundamentales para destacarse en el rubro. Es por eso que cada CoWork ofrece distintos tipos de servicios. Espacio Serratosa, por ejemplo, apuesta por el office sharing y la variedad de ambientes que brinda un edificio de 4 plantas y diferentes estilos. El tipo de edificio y el barrio también marcan una diferencia, afirma María Eugenia Gallero. “Trabajar en un edificio patrimonial de estas características otorga un encanto especial por la conjugación de lo antiguo con lo moderno, la calidad de la infraestructura y versatilidad de los espacios interiores”. Según Gallero, esto hace que el coWork esté compuesto por diversos perfiles: desde empresas constituidas como Nobly, Revista Bla o las oficinas de los Fondos de Incentivos del MEC, hasta trabajadores independientes -abogados, arquitectos, programadores, artistas o compañías de danza y hasta una radio. “Otra de las diferencias importantes es contar con un restaurante propio. No solo por la comodidad de tenerlo dentro del edificio sino por todo lo que aporta. Margat es además el punto de encuentro para los after office y otras actividades culturales y artísticas que se organizan paralelamente, tanto en el restaurante como en la terraza en verano”.

Sinergia, por su parte, hace foco en la comunidad y en lo que esta representa: “Queremos que los miembros de nuestra comunidad lo sean porque elijen ser parte de Sinergia, afirma el equipo. “A partir de ellos y sus necesidades, que van evolucionando, es que los vamos acompañando y nos vamos transformando”. Desde el coWork creen firmemente que parte de innovar es conocer a las personas, observar, cambiar, probar y rehacer.

Además, el crecimiento del coworking y la apertura de nuevos espacios permite que un abanico de personas y perfiles puedan encontrar y trabajar en el lugar que se adapte mejor a sus necesidades: “Para nosotros es excelente que eso pase”, sostienen. Sinergia apuesta por la expansión y diversificación de sus servicios.
En su sede funciona una incubadora de empresas que cuenta con el apoyo de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) y viene pisando fuerte entre emprendedores.
Su propuesta abarca creativas y diversas actividades como PitchNight o Creative Mornings, desayunos y talleres de todo tipo.

Mirar para adelante

Cada vez más personas se suman al movimiento del coWorking en Uruguay. En Sinergia, estiman que la comunidad está compuesta por 250 personas, entre las cuales se encuentran ingenieros, artistas, comunicadores, diseñadores, contadores o arquitectos. Esto sin sumar los grupos de emprendedores que trabajan en sus instalaciones: “Tenemos un nivel de ocupación de oficinas al 100% y el espacio de cowork alrededor del 75%”, asegura el equipo de Sinergia. “En febrero y marzo convivimos con dos grandes grupos de Remote Year -un programa de nómades digitales-, que nos llevó a probar las capacidad de las instalaciones al máximo: recibimos 80 personas por grupo por vez, y logramos que convivieran con nuestra propia comunidad con comodidad”. En las oficinas del Espacio Serratosa también se respira emprendedurismo: “Estamos a un 40% de ocupación total, aproximadamente, que se divide entre un 25% de oficinas y 15% espacios de cowork”, estima María Eugenia Gallero.

Ambos coWorks ven el futuro con buenos ojos. Sin embargo, el fenómeno es reciente y aún queda mucho por recorrer, como por ejemplo, la expansión hacia otros departamentos. Desde Espacio Serratosa , afirman que si bien la tendencia a nivel mundial es de crecimiento, “Uruguay todavía está en pañales. Hay zonas del interior como el centro o ciudades más densamente pobladas como Salto o ciudad de la costa donde faltan este tipo de propuestas“. El equipo de Sinergia, por su parte, opina que “Va a haber un gran crecimiento en la adopción de espacios de cowork como lugar de trabajo, sobre todo en el segmento de emprendedores, jóvenes profesionales y pequeñas empresas. La flexibilidad, el ambiente innovador y de colaboración que se vive en Sinergia es muy valorado por todos sus miembros, y no dudamos que se puede crecer mucho en todo Montevideo”.

Espacio Serratosa

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.