La institución garante de los depositantes del sistema financiero en Uruguay fue incorporada a esa categoría por el Banco Central

La Corporación de Protección del Ahorro Bancario (COPAB) fue reconocida por el Banco Central del Uruguay (BCU) como inversor especializado para operar en el ámbito de las bolsas de valores, con lo que fue asimilada a la categoría que integran las administradoras de fondos de ahorro previsional (AFAP), administradoras de fondos de inversión, fiduciarios financieros y administradores de fideicomisos de la seguridad social.

La figura del inversor especializado fue creada en la Ley del Mercado de Valores de 2009 y reglamentada a fines de 2018. A partir de dicha acción, los inversores especializados están facultados a realizar de forma directa transacciones de compra y venta de instrumentos financieros en los mercados de valores, como si fueran un integrante más de ellos, aunque eso no los convierte en intermediarios de valores.

El presidente de la COPAB, Daniel Dominioni, destacó la señal hacia el mercado que constituye la consideración realizada por la autoridad monetaria. “Es una muestra de confianza del Banco Central y un reconocimiento a la gestión profesional e independiente que la COPAB ha realizado del Fondo de Garantía de Depósitos Bancarios. Se trata de un pilar fundamental que aporta fortaleza y respaldo al sistema financiero local y ayuda a que tanto las instituciones bancarias como los usuarios puedan desarrollar sus actividades con tranquilidad”, expresó.

La reglamentación fijó los parámetros para considerar inversores especializados a los agentes institucionales que mantengan activos financieros superiores a US$ 100 millones, un número de operaciones concertadas en el ámbito bursátil en valores de oferta pública superior a 300 en el ejercicio y un monto anual operado en valores superior a los US$ 300 millones. Como gestor del Fondo de Garantía de Depósitos Bancarios (FGDB), la COPAB cumple con esos requisitos.

El FGDB cuenta en la actualidad con más de US$ 800 millones que se han ido acumulando desde su creación en 2005 y provienen de los aportes realizados por el sistema financiero. De acuerdo a la ley que lo creó, el fondo tiene un tope equivalente al 5% del total de depósitos garantizados y actualmente lleva acumulada cerca de la mitad de ese límite.

Los saldos disponibles se colocan en instrumentos de bajo riesgo y alta liquidez, como depósitos a plazo fijo en unidades indexadas, instrumentos de regulación monetaria del BCU, y en bancos de primera línea en el exterior para la porción en moneda extranjera.

Integrante de la red de seguridad del sistema financiero junto con el BCU, la Superintendencia de Servicios Financieros y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), la COPAB protege los ahorros aplicando procedimientos de solución o pagando la cobertura de los depósitos con recursos del FGDB, que constituye un patrimonio de afectación independiente.

A su vez, con el objetivo de mantenerse actualizada y contribuir al desarrollo de buenas prácticas financieras, la COPAB integra el Comité Ejecutivo de la Asociación Internacional de Aseguradores de Depósitos (IADI).

La cobertura de la COPAB es obligatoria y universal debido a que cubre a todos los depositantes del sistema financiero. Por tanto, la totalidad de los bancos públicos, privados y cooperativas de intermediación financiera que actúan en la plaza local aportan al fondo. La cobertura alcanza a los depósitos por hasta US$ 10.000 en moneda extranjera y 250.000 unidades indexadas en moneda nacional, equivalentes a unos US$ 28.000.

En la estructura actual, el 99% de las personas con depósitos en moneda nacional en el sistema bancario uruguayo están totalmente cubiertas por el seguro, mientras que para moneda extranjera ese porcentaje es el 60%. El 40% restante, en tanto, está cubierto hasta los topes señalados.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.